martes, 29 de octubre de 2013

Ana Azcurra: Hembra


"El cuerpo comunica de forma universal"

La artista acaba de reestrenar su último espectáculo, Hembra, con el que busca "emocionar y convocar a la gente". Quiere que la danza teatro no sea para un público selecto y sirva para "sanar, transformar e identificar".

La coreógrafa Ana Azcurra tiene un objetivo muy claro para cada obra que encara: "No quiero que la gente me diga ‘uy, qué interesante’, yo busco emocionar, convocar a la gente. Lo artístico tiene una misión: sanar, transformar e identificar", dice la bailarina, a punto de dar a luz a su segunda hija, Charo. Y con esa búsqueda, estrenó el año pasado el espectáculo de danza-teatro Hembra, que propone un recorrido por diferentes estados femeninos.
Con la mirada focalizada en el universo de la mujer, en Hembra ocho apasionadas bailarinas recorren cuatro estados emocionales protagónicos en la vida de una mujer: estado Carnal, referido al sexo y al amor; estado Tierra, describiendo una etapa fértil, de inmensa fortaleza instintiva y sensible; estado Hueco, que refleja la sensación de estar perdida en la oscuridad y estado Luz, cuando la mujer se permite volver a ser niña, recuperar su simpleza, energía vital y capacidad de sorpresa. La pieza se presentó en 2011 en El Camarín de las Musas y agotó localidades de todas sus funciones. Ahora, volvieron con este juego de interpretaciones, música y cuerpos en movimientos en la renovada sala de El Cubo.
El planteo de Hembra está atravesado por la experiencia de vida de Ana Azcurra. "Viví muchas cosas antes de ser mamá. Estuve mucho tiempo buscando un embarazo que no llegaba y me hizo transitar por momentos de mucho dolor y frustración. Comencé a experimentar ese sacudón de no controlar la vida, las mujeres tenemos esa naturaleza de estrategas que no lo juzgo, es uno de nuestros motores. Hay una parte dolorosa de ser mujer, no es todo luz, alegría y sensibilidad; hay mucha oscuridad en el universo femenino", cuenta Azcurra. Así, llegó a la reflexión de que a las mujeres las rigen cuatro estados, inherentes a cualquiera y que forman parte de una energía animal. Estos conceptos se transmiten a través de cuerpos en movimiento, pero también desde la música, las luces, las interpretaciones de las bailarinas y algunos diálogos.
Azcurra cuenta que el público que asiste a espectáculos de danza teatro es cada vez mayor. Dice: "La gente no va a ver sólo coreografías, con bailarinas bonitas. Me gusta que nos venga a ver gente de la danza, pero mi objetivo es que venga una socióloga o un carpintero y diga: ‘me pasaron un montón de cosas y sólo bailaron’. La danza es una de las expresiones más primitivas por naturaleza y siempre tiene una llegada muy directa. El cuerpo comunica de forma universal. Yo he bailado en Japón y estaban todos emocionados, nos mirábamos y no podíamos ir más allá, porque ante el lenguaje no nos entendíamos".   «

FUNCIONES
Hembra se presenta todos los viernes a las 21 en El Cubo: Zelaya 3053. Entradas: $ 90.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: