viernes, 20 de septiembre de 2013

La caja cerrada


Fórmulas para no aburrirse

La sobreoferta de entretenimiento puede llevar al aburrimiento. Al menos esto le ocurre a Sietevidas, el gato que siente que ya ningún juguete puede divertirlo realmente. Hasta que se le presenta una simple caja, bien cerrada. No hay forma de saber qué contiene. El misterio del secreto bien guardado guía a partir de allí el juego. Convertida en un objeto deseado, la caja llama la atención también a amigos y enemigos de Siete. Así es que asoma Perrote Rote, ostentando su tamaño para apropiarse de ella. Habrá que ver cómo hacen Siete y su amigo Hilacha para recuperarla...

A medida que avanza la historia de La caja cerrada queda relegada a un segundo plano la curiosidad inicial por su contenido. Se gesta una trama en la que la aventura y la diversión se retroalimentan constantemente. En entretenimiento no está ya en las cualidades del objeto, sino en el movimiento del juego de los personajes.

La titiritera Silvina Reinaudi creó la obra en los años 80, cuando la representaba junto a Roly Serrano. La problemática del "me aburro" no pierde vigencia. Tal vez sea incluso más aguda, en cuanto no se explicite, sino que quede embotellada en los juegos de pantalla ajenos a las posibilidades de interacción personal directa. Pablo Nojes, quien había coprotagonizado con Sandra Guida Sietevidas, la gatópera, también de Reinaudi, retoma la obra introduciendo como protagonista al pequeño gato-niño Sietevidas, en lugar del Perrito Rito que popularizara la versión original.

En torno a muy poco se arma un gran divertimento. Como suele ser en el juego infantil cuando se desarrolla en plenitud. Mientras Nojes permanece tras el retablo manipulando los títeres, asoma Valeria Tercia también como personaje, representante del mundo adulto de los padres con el importante rol de ofrecer oportunidades a los hijos sin sobrepasarse en el tutelaje del desarrollo de las mismas.

La ductilidad del diseño y manejo de los títeres les permite adoptar miradas expresivas, fruncir el ceño, poner cara de asombro... La historia avanza fluidamente, el aburrimiento queda en el olvido. ¿Y la caja? Destaparla genera una última carcajada de Sietevidas. Y nadie puede ya quitarle lo jugado.

PIEDRA LIBRE

Sones africanos
Relatos, crónicas y vicisitudes vividas en África por un musicólogo que acaba descubriendo el trasfondo cultural de la humanidad: Cuentos negros contados por un blanco, es un encuentro consagrado al continente africano a través de la palabra, las imágenes y los sonidos, por el musicólogo español Polo Vallejo. Historias y experiencias traídas de primera mano, frescas y originales, cuyo hilo conductor es la música. Presentado por Violeta Gainza, Magdalena Fleitas y Luis Pescetti. En El Picadero, Pasaje Discépolo 1857, el domingo a las 16. $ 100.

Bicicleteada musical
La banda pop Koufequin presenta en septiembre entre burbujas, peces, astronautas y robots su nuevo CD Bicicleta Musical. En Ciudad Cultural Konex, Sarmiento 3131, sábados a las 16.

Fuente: La Nación

Sala: Pan y Arte, Boedo 876 / Funciones: domingos, a las 17.

No hay comentarios: