viernes, 27 de septiembre de 2013

El juego del amor y del azar


Cumbre del teatro francés

La prestigiosa Comédie Française, nacida en el siglo XVII, actualiza un clásico de Pierre de Marivaux

MONTEVIDEO.- La cartelera teatral de Montevideo no propone una oferta destacada, aunque el último fin de semana el teatro Solís albergó un proyecto muy provocador: la presentación de la Comédie Française con la pieza El juego del amor y del azar, de Pierre de Marivaux. Novecientos espectadores colmaron la sala oficial en cada una de las dos funciones.

La puesta llega hoy a Buenos Aires. La Comédie estará en la sala Martín Coronado del Teatro San Martín y aquí también la expectativa es mucha. La última vez que el elenco visitó Buenos Aires fue en 2000.

En esta oportunidad, la "compañía más antigua de todos los continentes y heredera de Molière", como se define, estará dirigida por el búlgaro Galin Stoev, al frente de un elenco integrado por Gérard Giroudon, Alexandre Pavloff, Léonie Simaga, Suliane Brahim, Pierre Hancisse y Noam Morgensztern.

El juego del amor y del azar es, sin dudas, una de las piezas emblemáticas de Marivaux. Define muy bien su estilo autoral (comedias de enredos amorosos) y, a la vez, no se aparta de su necesidad de criticar cierta moral que domina su época.

En esta obra de 1730, el dramaturgo concibe un entrañable entramado de relaciones artificiales. Silvia logra que su padre le permita conocer a su prometido Dorante bajo el aspecto de su sirvienta Lisette, quien, a su vez, tomará el rol de su patrona. Dorante también hará lo mismo, se pondrá las ropas de su lacayo Arlequín, mientras que éste usará las de su patrón. Se crearán así una serie de situaciones sumamente dislocadas hasta que, finalmente, las máscaras caerán y el amor triunfará. Antes, Marivaux se permitirá una serie de disquisiciones acerca de la moral, el honor y el lugar que cada uno ocupa dentro de su clase social.

La puesta de Galin Stoev (creador nacido en 1969 y con una notable carrera internacional) es muy dinámica y en extremo refinada. Su mirada acentúa dos cuestiones: el juego propiamente dicho (con él logra afirmar unas actuaciones en las que la libertad creativa se impone con fuerza) y el discurso social. Y no sólo en lo que se refiere a las dudas, temores o rencores que pueden darse dentro de la clase social a la que pertenece cada personaje, sino que, sobre el final, carga las tintas también sobre el rol de la mujer en el marco de esta realidad en la que se le impone un hombre para casarse. En esta puesta, Silvia demuestra una intensa convicción cuando decide no dar por terminado el juego, aun cuando Dorante le ha confesado quién es verdaderamente. Su decisión de ser ella quien pone el límite a tanto descalabro es determinante.

Stoev actualiza, en la medida de lo posible, esta dramaturgia clásica y con buenos resultados. Cuenta con un elenco muy destacado en el que se cruzan intérpretes de diversas generaciones y que demuestran una fuerte versatilidad ante este material del siglo XVIII. Ante el experimentado Gérard Giroudon (Señor Orgón), no se deslucen creadores más jóvenes como Suliane Brahim (Lisette) o Noam Morgensztern (Arlequín). Por el contrario, el espacio escénico es el exacto lugar donde todos van a potenciar las cualidades de sus personajes, bajo un esquema de relaciones muy ajustado.

Un recurso que resulta muy atractivo es el vestuario de Bjanka Adzic'Ursulov. Hay en esos diseños una libertad extrema. Cruza los tiempos y afirma ese concepto del ser y el parecer que tanta reflexión termina provocando.

El 2 de octubre, a las 20.30, la compañía presentará Veladas René Char-Albert Camus , en La Usina del Arte (Pedro de Mendoza 501), con entrada gratuita; el 5 y 6 de octubre pondrán en escena La enfermedad de la muerte , poema en prosa de Marguerite Duras; en el mismo lugar, a las 20; y miércoles 2 se proyectará el documental Un siglo de escritores: René Char , a las 18.30, con entrada gratuita.

El juego del amor y del azar
Por la Comédie-Française
Teatro General San Martín, Corrientes 1530.
Hoy y mañana, a las 20.30; domingo, a las 17.

Fuente: La Nación

La realidad del teatro más antiguo del mundo

No hay comentarios: