viernes, 14 de junio de 2013

Conurbano i


El antipapa también es argentino

Varias cosas se conjugan para hacer atractiva la idea de asistir a ver Conurbano I Por un lado, se trata de un texto del exquisito autor de Cabo verde, Lo que habló el pescado y La anticrista contra los vírgenes encratitas , entre muchas otras. Es decir, Gonzalo Demaría. Por otro, el nuevo espacio artístico Hasta Trilce invita a no salir de ahí. No sólo quienes lo atienden son de una amabilidad inusual sino que, además, el sitio es sencillamente precioso. Y como broche de oro, la idea de ver al desopilante Fabián Minelli en un protagónico no es una oportunidad para desperdiciar.

Todo se cumple. Demaría conjuga humor con erudición en un esperpento destinado a que el espectador pueda ejercitar su risa casi en forma permanente. En esta locura presenta a tres personajes como salidos de un dibujito de Tex Avery. Dos locos hiperquinéticos transforman su cotidianeidad en un departamentito porteño a la cotidianeidad que ellos suponen podría ser el aposento del Sumo Pontífice en el Palacio Apostólico. Allí el más petisito, que dice ser el Papa, es asistido por el otro, que le sigue el juego como si fuera su asistente y hasta mantiene el protocolo que ellos mismos inventan cuando llega la particular mucama, que encarna con gracia Fanny Bianco. Un intenso juego en el que la realidad y la ficción transitan límites difusos, engañosos. El antipapa parece haber sido hecho a medida para Fabián Minelli, un actor dúctil que ya hace tiempo merecía un protagónico de este rango. Difícil imaginar a esta criatura soñada por Demaría en la piel de otro intérprete. Es sencillamente excelente y forma una dupla precisa con Daniel Campomenosi, generoso con el lucimiento de su compañero. Los tres realizan sólidos trabajos y Demaría, una vez más, demuestra ser un buen timonel.

Fuente: La Nación

Sala: Hasta Trilce, Maza 177 / Funciones: Viernes, a las 21

No hay comentarios: