jueves, 9 de mayo de 2013

Festival Internacional de Circo



El circo pide pista en las calles de la ciudad

Desde hoy y hasta el 19 de mayo se llevará a cabo este encuentro que reúne a compañías de distintas partes
del mundo.

De características populares, con un perfil solidario y colectivo y cada vez más decidido a buscar un lenguaje poético, contemporáneo y de vanguardia, el circo dará una nueva muestra de sus talentos a partir de hoy en Buenos Aires, con la inauguración de la quinta edición del Festival Internacional de Circo. Hasta el 19 de mayo y con más de 18 sedes que incluyen carpas, teatros, museos, comedores infantiles y plazas públicas, se realizarán más de 70 funciones.  Este año, participarán ocho compañías internacionales con estéticas muy diferentes. Aquí un repaso por las mejores propuestas.
Entre las novedades para esta edición, se destaca la multiplicidad de sedes: el lugar central será la carpa del Polo Circo (Juan de Garay 2051), pero también funcionarán el Centro Cultural y el Teatro San Martín, el Teatro 25 de Mayo, entre otros espacios culturales. Durante las tardes, habrá funciones al aire libre en el Anfiteatro Mataderos, el Anfiteatro de Parque Centenario, en Plaza Francia, la plaza de Palermo Viejo (Armenia y Costa Rica) y el Parque Indoamericano. Además, habrá espectáculos en el comedor Los Piletones de Margarita Barrientos.
El talentoso director argentino Gerardo Hochman (ver recuadro) realizará una retrospectiva de los 15 años de la compañía La Arena, su famosa escuela de circo. Así, en distintas sedes se presentará el clásico repertorio del grupo –con gran parte de su elenco original– como las obras Gala, Fulanos, Sanos y Salvos, Travelling, Leonardo TP Nº1 y Avalancha.
Además, con la idea de retomar el concepto circense de itinerancia, las compañías nacionales recorrerán los centros culturales barriales llevando diversas propuestas a distintos puntos de la ciudad.

APERTURA INTERNACIONAL. Para hoy, la apertura será con dos compañías internacionales: desde Colombia, Circolombia, y, desde Francia, Camille Boitel, ganador de la primera edición de Jóvenes Talentos del Circo. Los artistas colombianos presentarán a las 20:30, Urban, una puesta que busca ser un retrato de las calles de Cali, de una sociedad que convive con la alegría y la violencia, y donde la danza y la música son las válvulas de escape de la vida cotidiana. Es una historia de confrontación y redención, de pandillas y libertad individual, de poesía y crueldad. "Intentamos mostrar nuestro estilo de vida, la manera en qué crecimos. Somos 15 artistas, 13 varones y dos mujeres y representamos dos pandillas, grupos antagónicos, como si fueran los poetas y la parte oscura”, explica a Tiempo Argentino José Henry Caycedo Casierra, equilibrista de la compañía.
Fundada en 2006, Circolombia es un grupo con base en el Reino Unido que produce espectáculos de circo contemporáneo de gran energía y con un distintivo sello latino. Originalmente creada para insertar a los graduados de Circo para Todos –la primera escuela profesional de circo del mundo para jóvenes desfavorecidos, con base en Cali– en el circuito del circo profesional, esta compañía ha creado espectáculos en el Reino Unido y en Francia. El 50% de las ganancias de Circolombia van a la escuela, que permite a los jóvenes en situación de riesgo social transformarse y trascender sobre un escenario. "En la escuela intentamos promover a los artistas para que tengan  un trabajo, que desarrollen sus capacidades y que no sean explotados. Para que definan su arte como latinos y lo puedan presentar al mundo", cuenta José Henry.
También hoy, un poco más temprano, a las 19, se presentará en la carpa del Polo Circo Camille Boitel con uno de los dos espectáculos que trae a Buenos Aires. Se trata de Le Cabaret Calamiteux (El Calamitoso Cabaret), una puesta que funciona como  una cortina que se abre y se cierra detrás de un bar. Allí, aparecen números independientes, que no se articulan entre sí y que ofrecen una especie de fiesta triste, una feliz canción de desesperación. La obra se presenta como un momento de la noche donde la vida avanza, se detiene, comienza de nuevo.
El reconocido artista Camille Boitel también se presentará con otro espectáculo: L’Immediat (Lo inmediato), en la sala B del Centro Cultural San Martín. El show se refiere a cómo vivir el frenesí del brutal desorden simultánea y bruscamente, sin prever, sin saber qué va a pasar, sin memoria y sin tregua.

OTROS ESPECTÁCULOS INTERNACIONALES. Desde Francia, se presentarán otras dos compañías: Les Matapeste y XY. La primera montará la historia de Jonny Berouette, un payaso de Poitou que vuelve a su tierra materna empujando su carretilla para cumplir con un deber. El grupo surgió en los '70 y lleva más de 30 espectáculos de diferentes estilos y para todos los públicos, combinando teatro, marionetas, canciones, cuentos y presentándose en los más diversos lugares, desde distintas salas hasta la misma calle.
Por otro lado, la compañía francesa XY arribará con Le Grand C, un show donde los cuerpos de los acróbatas dibujan geometrías, arabescos y columnas humanas con una gracia asombrosa.
Desde Gran Bretaña, la compañía Gandini Juggling ofrecerá el espectáculo Smashed. Una sensacional mezcla de malabares, danza y teatro inspirada en el trabajo de la gran coreógrafa alemana Pina Bausch. Nueve brillantes malabaristas, 9 sillas, 80 manzanas y un juego de vajilla se combinan para dar lugar a una serie de nostálgicas escenas cinematográficas.
Las artes circenses de Suecia también estarán representadas con el grupo Circus Cirkor y la obra Wear It Like a Crown. El show invita a usar nuestros miedos, fracasos y defectos como una corona, de pulirlos y llevarlos con orgullo. Su directora Tilde Björfors explora el caos, el orden y la transformación de riesgos en oportunidades.
Finalmente, otros representantes latinoamericanos serán los chilenos de la compañía El circo del mundo, con la obra Giróvago, un espectáculo de circo contemporáneo inspirado en la vida ambulante de los artistas de circo: el viaje, la vida errante, los encuentros y los desencuentros de un grupo de artistas que llega cada día a un lugar para partir al siguiente. «


cómo conseguir entradas
 Para los espectáculos internacionales, las entradas se adquieren en Polo Circo (Garay 2051), el Cultural San Martín (Sarmiento 1551) o en el Teatro 25 de Mayo (Triunvirato 4444). También en
 Las obras nacionales son gratuitas, pero hay que retirar la entrada en  la Casa de la Cultura (Av. de Mayo 575 y en Polo Circo).
 Hay funciones todos los días y en distintos horarios, desde las 11 hasta las 22. La programación completa se puede ver en .


el festival en números
8    compañías internacionales participan este año.
10    compañías nacionales.
20    espectáculos son los que se presentan a partir de hoy.
70    funciones se realizarán durante los diez días de festival.
18    son las sedes del festival.
70    pesos es el costo de la entrada de los espectáculos internacionales. Las obras nacionales son gratuitas.
270    mil espectadores convocó el Polo Circo en sus cuatro ediciones anteriores.
68    por ciento de este público tiene entre 21 y 25 años.

 
OPINIÓN
Entretener sin abandonar la poesía
En estos 15 años de trabajo con la compañía La Arena y frente al desafío de volver a presentar  todas las obras para esta retrospectiva, pudimos reafirmar la idea de que tenemos un estilo sólido que tiene que ver con el trabajo en equipo, con la idea de un colectivo. Eso, para el público, es un mensaje en sí mismo. Para el circo argentino, la existencia de este festival –que ya va por su quinta edición – ha sido muy beneficiosa. En primer lugar, porque nos dio la posibilidad de ver trabajos exquisitos, que no hubiésemos podido ver en otro momento. Pero para los artistas argentinos, este festival es ideal para poder cotejar nuestras propias producciones. Mirarnos en un espejo y ver si lo que hacemos tiene calidad, darnos cuenta cuáles son nuestras fortalezas y nuestros puntos débiles. En mi experiencia personal, siento que el circo argentino todavía no tiene un sello fuerte internacional. No tiene la misma repercusión como pueden ser los acróbatas chinos, el circo de Moscú o las experiencias que se dan en Canadá y Francia. Por ahora, en el mundo no se está hablando del circo argentino. Pero sí está comenzando a penetrar la impronta de los payasos argentinos, con una estética propia que está empezando a ser reconocida. Hace un tiempo, estuve en Francia y vi el trabajo de unos acróbatas que me pareció asombroso incluso a mí, que tengo el ojo entrenado. Entonces, me puse a pensar que ellos, en un punto, tienen el ADN del circo; como nosotros podemos tener el ADN del fútbol. Y esto va más allá del apoyo estatal, lo tienen en el cuerpo, es algo que se ha transmitido de generación en generación. Nosotros, hemos aprendido a trabajar con una estética de la austeridad y hacemos maravillas con las pocas cosas con las que contamos. En otras partes de mundo, hay despliegues que acá ni podemos imaginar.
Personalmente, creo que en estos 15 años de la compañía La Arena hemos colaborado en  educar al espectador. Desde el primer espectáculo que montamos, lo hicimos en un horario para convocar a un público amplio, en un horario que no era el clásico de los espectáculos infantiles, tan asociado con el circo. Pero no nos olvidamos que la esencia del circo es entretener, puede haber un lenguaje conceptual, poético, pero la magia y la alegría de este arte no se tienen que perder.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: