viernes, 31 de mayo de 2013

Ana Frenkel, Carlos Casella y Daniel Cúparo: Vacaciones en la oscuridad


Con sabor a Descueve

En el rol de directores, Ana Frenkel, Carlos Casella y Daniel Cúparo copan la trasnoche de la avenida Corrientes

"¿Por qué nos volvimos a juntar? Porque no nos quedaba otra...", arranca Carlos Casella. "Porque nunca nos separamos", remata Ana Frenkel. Así es como estos dos fundadores de El Descueve -aquel grupo renovador de la escena de los noventa que montaron exitazos como Hermosura y Todos contentos- junto a Daniel Cúparo, socio creativo; volvieron al ruedo. Dicen que el espectáculo que estrenaron ayer en la trasnoche de La Plaza es como parte de la continuidad de Corazón idiota, la obra en la que dirigieron a Griselda Siciliani y a Carla Peterson. Claro que si en esa oportunidad fueron ellas quienes los convocaron, esta vez fue este trío de amigos los que, desde el vamos, le fueron dando forma a Vacaciones en la oscuridad , la nueva obra en cuestión.

Después de Corazón... parece ser que se quedaron con ganas de seguir probando y de probar escenas que quedaron en el camino.

"En realidad, nos quedamos con el intención de seguir haciendo", apunta el cantante, actor, bailarín y coreógrafo Carlos Casella. En ese seguir haciendo surgió la idea de tener un libro armado. O sea: una historia, un desarrollo de personaje y una trama central. Cuando esto había tomado entidad es que convocaron a Julieta Vallina, a Victoria Almeida y a Diego Velázquez.

Entre los tres creadores no hay roles establecidos. Aunque, claro, hay como áreas. Por ejemplo, Cúparo se encargó del armado del texto (aunque todos, antes y después, estén opinando, cambiando y metiendo mano). "Con Ana -apunta Casella- estamos más mezclados en lo coreográfico, la dirección de actores y la puesta en general." Quizá la mezcla a la que se refiere haya nacido en aquella mítica versión de Bienal de Arte Joven cuando los dos, a los 19 años, presentaron su primer trabajo juntos. Eso fue en 1988. Pocos años después, nacía El Descueve en una historia conocida por muchos. "Ahora la realidad es que los que éramos de El Descueve ya no lo somos. Tampoco somos los que hicimos Corazón idiota o Patito feo . O somos y nos somos... Es un proceso de mucho cambio", confunde y aclara Frenkel, aquella desbocada de la escena que se lucía a sus anchas cuando era parte de aquel grupo que ya no es (o sí).

"Más allá de lo que estemos dirigiendo, siempre estamos pendientes de lo que nos gusta sin pensar en un público determinado ni en ese supuesto espectador de El Descueve", dice Cúparo, el guionista de Solamente vos , la tira de Oreiro-Suar. "El sello siempre está porque es la forma de resolver situaciones que tenemos, la presencia del humor como constante o la conexión entre lo musical y las situaciones teatrales que siempre aparece. Deben aparecer giros que remiten a nuestros trabajos anteriores, pero en este espectáculo hay zonas no exploradas. De hecho, es la primera vez que convocamos a actores con un texto previo ya escrito", agrega Casella, el que dentro de unos meses volverá a París para sumarse a un nuevo trabajo dirigido por Alfredo Arias.

Daniel comenzó a trabajar en el libro hace algo más de un año. Durante ese tiempo, charlas informales mediante, fueron surgiendo ideas, citas a películas, referencias musicales y todos los elementos posibles que fueron dando forma a una historia de pareja. Una pareja en crisis afectiva en la que aparece una tercera en discordia.

Con esas cartas sobre el escenario (espacio que tanto directores como actores conocen muy bien) se ilusionan con copar la parada de las trasnoches de la avenida Corrientes. "Lo que se ve en esa franja es bastante parejo -dice Casella antes de comenzar un ensayo-. Mucho stand up y mucha varieté. Esto es más obra, hay relato, hay humor y hay cierta veta dramática. No vamos a cubrir el rock and roll de las trasnoches de Fabio Posca, esto es otra temperatura. Digamos que ésa es nuestra apuesta."

La apuesta tuvo sus vaivenes. Por ejemplo: en las primeras lecturas se dieron cuenta de que el espectáculo duraba como tres horas. "En las lecturas siempre tipo que parás en una escena porque alguien pregunta algo. Justo ahí es cuando se rompe el cálculo horario hasta que alguien, dos horas después, pregunta en voz alta: «¿No les parece que es un poco larga la obra?»", cuentan mientras no paran de reírse.

UN TRÍO, OTRO TRÍO

Para Vacaciones en la oscuridad convocaron a tres verdaderos animales de la escena con los cuales nunca habían trabajado. Más aún: tres actores que nunca habían compartido un escenario. Ana Frenkel, la única mujer del grupo de directores, cuenta el motivo de haber llamado a Diego Velázquez, el único hombre del elenco. "Es alumno mío desde hace 10 años. Nos conocemos muy bien y siempre lo seguí. Lo admiro mucho como actor y como bailarín. Era una fantasía y un sueño trabajar con él. Cuando aceptó fue una emoción enorme, porque es un artista muy particular y perfecto para esta propuesta. Encima, nos dimos cuenta de que canta muy bien. Diego fue un golazo." Aclaremos: Diego es el mismo que hace nueve años la rompía en Decidí canción , en una especie de salita de Almagro, y el que, hasta hace poco, protagonizó Cock , en La Plaza.

Carlos Casella habla de Julieta Vallina. "Antes de tener en claro su personaje siempre hablábamos de Julieta porque nos mata. No la teníamos para nada testeada en las cosas del movimiento, pero sabíamos que era alguien que resuelve la situación. Posee un imaginario tan trágico que nos interesaba mucho, maneja una teatralidad muy verdadera y conecta inmediatamente con las emociones. Es perfecta para Katia, que es la tercera en discordia, y sabíamos que tenía ganas de trabajar con nosotros." Aclaremos: Julieta, también hace nueve años y en otra sala de Almagro, ponía su imaginario trágico al servicio de un Chejov, según Daniel Veronese, y es la que, hasta hace unos meses, tenía una intensidad que vibraba en el programa Tiempos compulsivos .

Daniel Cúparo habla de Victoria Almeida. "No la conocía mucho, la había visto en Espejos circulares y me llamó mucho la atención. El año pasado la vimos en Las criadas , estaba genial. En ese momento empezamos con la idea de trabajar con ella y, por medio de una amiga, nos llegó el dato de que a ella también le interesaba trabajar con nosotros. Se cerró el círculo y es fantástico." Aclaremos: Vicky, hace pocos años, en una salita de Palermo Hollywood, fue la protagonista de un clownesco y poético trabajo que llamó La última vez (que me tiré a un precipicio) , y es quien, actualmente, trabaja en otra puesta de Veronese que va en la misma sala en la que ultiman los detalles de Vacaciones en la oscuridad .

Entonces, un trío y el otro trío son los que dan vida a este trabajo sobre un terceto a cargo de los chicos de El Descueve que ya no son ni tan chicos ni son El Descueve.

Vacaciones en la oscuridad
De Frenkel, Casella y Cúparo
Funciones, jueves, a las 23.15; viernes, a las 0, y sábados, a las 0.30
Teatro La Plaza (Corrientes 1660)

Fuente: La Nación

No hay comentarios: