martes, 8 de enero de 2013

Gabriela Toscano, Fabián Vena y Carlos Rivas: Love Love Love



Love Love Love: el amor y el paso del tiempo

El jueves, Gabriela Toscano y Fabián Vena estrenan esta obra sobre tres momentos de una pareja. Los dirige Carlos Rivas.

All You Need is Love es la edulcorada canción de los Beatles en la que se inspiró el autor inglés Mike Bartlett, que tiene actualmente poco más de treinta años, para sacudir las sobras de todos los valores que predicó la generación sesentista, hippie, reformista y fumona en la que tanto gozaron sus padres. El resultado es Love Love Love , un texto dividido en tres actos que arranca en 1967, cuando se conoce la pareja protagonista, Sandra (Gabriela Toscano) y Dany (Fabián Vena), hasta la actualidad, cuando ambos son jubilados y tienen algunas cuestiones por saldar. Sobre todo, con sus hijos, testigos infalibles de todos los derrapes de papá y mamá.

Hace seis años, Gabriela Toscano reemplazó a Susú Pecoraro en La duda , que giraba en torno al abuso de niños cometido por curas. “Con Toscano y Vena esa obra hizo una gira nacional y más de trescientas funciones”, memoriza Carlos Rivas, también director de aquél espectáculo. Ahora el trío se vuelve a reunir esta temporada veraniega, en las coordenadas de Love Love Love , una comedia dramática que, especula Vena en un rapto de productor visionario: “Tiene un punto en común con La duda : va a generar polémica. Ahí radica la esperanza de que lo nuestro funcione a nivel comercial”.

“La duda” transcurría en unidades de tiempo y de lugar fijas. Mientras que en “Love Love Love” sus personajes recorren más de cuatro décadas durante las dos horas que dura el espectáculo ¿cómo han encarado esta exigencia del material? 

Toscano : Con vértigo, porque lo hacemos en muy poco tiempo.

Vena : En la obra contamos con una franja de exploración y de riesgo importante. Los personajes viajan por tres actos: desde una adolescencia ligada al Flower Power ; luego pasan por los ‘90, donde son padres, tienen hijos adolescentes y deben pelear la situación doméstica, el colegio de los chicos, la plata. Finalmente aterrizan en la actualidad donde están jubilados. Es decir, que en todos los actos pasamos por temas muy distintos entre sí.

¿Cuáles?

Rivas : La responsabilidad con los ideales, con la pareja, con los hijos, con la política. El autor se pregunta ¿qué pasó con los ideales que tuvo esta pareja a la hora de mantener un núcleo familiar? Los personajes no son políticamente correctos, sino inconscientes de todo lo que hicieron. Y los hijos juzgan a esa generación hippie.

Toscano : Para reconstruir el paso del tiempo me sirvió pensar en mi mamá. Ella tiene 72 años y no “se hace” la viejita, sino que es así. Nosotros en escena no queremos hacer una maqueta de la edad, sino que tratamos de recrear esos estados generacionales.

¿Qué trabajaron especialmente en este nuevo encuentro?

Rivas : No necesité trabajar con ellos, porque son muy buenos actores. Lo único que hice fue aclarar muy bien qué los vinculaba, cuál era el motor que movía a estos personajes.

Vena : Carlos (Rivas) nos aclaró que lo más importante es transmitir lo vincular. Y para alcanzar eso tenemos que lograr un desapego de “actuar bien”. Intentamos que nuestros personajes se vean como seres humanos en todas sus contradicciones.

¿Cómo piensan esta “no actuación” de la que hablan?

Rivas : Se trata de encarnar a estos seres. Esta obra se podria agarrar por el lado de “hacer” de viejos, luego de “jóvenes” y finalmente uno se pregunta: “¿de qué me quieren hablar?” En una de nuestras primeras pasadas enteras de la obra, uno los veía a ellos que no “hacían de”, sino que hablaban desde la edad y desde la época. Y eso implicaba un comportamiento. El trabajo no está puesto en la exhibición del oficio y de la pirotecnia del actor, sino en ubicarlo en la dirección correcta para que transmita un tema que puede ser muy polémico: el juicio de los hijos a los padres en su implicancia política y amorosa.

Toscano : Contamos con la libertad de que mientras lo que hacemos como actores “suceda” en el escenario, podemos movernos por donde querramos. Por ejemplo, hoy hacemos una escena acá y otro día nuestros movimientos serán completamente distintos.

Algunos directores plantean la obra como un ensayo abierto, inacabado. Incluso dirigen desde adentro de la escena, a lo Kantor.

Rivas : Esto es todo lo contrario. No hay nada más orgánico que cuando un actor entiende el concepto de la puesta. ¿Qué es más importante transmitir claramente lo que les pasa o pararlos para que les dé bien la luz? Finalmente, todo pasa entre el actor y el público. El director ahí ya no ocupa ningún lugar.

¿Es complejo contar con esa libertad en un ensayo para el teatro comercial?

Vena : No, porque cuanto más información tenés, más libre te sentís arriba del escenario. Uno empieza a deambular en un ensayo cuando no tiene en claro qué quiere contar.

Rivas : No comparto en general el concepto de los últimos treinta años, al menos en la Argentina, vinculado a la súper figura del director. En el sentido en que los actores se convierten en agentes de prensa de los directores en escena. Al contrario, creo que el teatro tiene una misión: transmitir algo a la comunidad que se arma en la platea, que la haga reflexionar. Cada noche acá confluye un tipo que proveniente de San Isidro con otro que viene de una villa Miseria.

Esta platea no es de lo más tolerante en materia económica. Las entradas arrancan en $ 170. 

Rivas : Es verdad, pero sí pueden venir un empresario y alguien de Bernal con ganas de ver actuar a Gabriela Toscano y a Fabián Vena. Ellos vienen a realizar una experiencia de naturaleza sensible y de conocimiento. No vienen a ver la exhibición del director, del iluminador. Esa comunidad ansía que le pase algo de naturaleza sensible, nadie va al teatro para que no lo conmueva nada.

Ustedes, Toscano y Rivas, son pareja. Has contado, Gabriela, que tu marido fue muy riguroso con vos en las devoluciones que te hacía como director. ¿Modificaron eso?

Rivas : A veces la maltrato un poco más o soy más amoroso con el resto de los actores que con ella. Eso nos pasó y fue un error de mi parte.

Vena : Vos no transás con lo riguroso, cuidás cómo decirlo, pero no te guardás nada a la hora de decirle algo a un actor.

Toscano : Creo que en su caso riguroso no quiere decir estricto, jodido, sino que no se le escapa nada. Y eso es muy importante.

Fuente: Clarín

No hay comentarios: