miércoles, 9 de enero de 2013

El león en invierno



Fanego y Manso, grandes presencias en "El león de invierno"

Daniel Fanego y Leonor Manso son los puntales de "El león en invierno", la pieza de James Goldman que dirigió Pompeyo Audivert con buen ojo escénico y que se puede ver en el porteño teatro Regina.

Con base en personajes históricos -Enrique II de Inglaterra, Leonor de Aquitania-, relata el reencuentro de ambos en una Navidad del siglo XII y la reunión con sus tres hijos varones y candidatos a la sucesión.

Según Goldman, la familia no es lo que se dice normal, porque en ella el poder o el ansia de tenerlo desbaratan los elementales vínculos afectivos, si fuera verosímil que en aquellos años las redes amorosas tuviesen que ver con las actuales.  

El asunto es que el bueno de Enrique, un hombre de genitalidad bestial y el cinismo que le da su alcurnia, recibe en Navidad a su esposa Leonor luego de haberla encarcelado diez años, con la esperanza de retener a su joven amante (María Alché, de "La niña santa").

Es que la chica, criada por la reina, debería casarse con uno de sus hijos, Ricardo (luego "Corazón de león", Sergio Surraco), para no perder unas tierras frente al rey de Francia Felipe II (Ignacio Rogers), pero los deseos de Enrique serán impermeables a esa perspectiva.

Hay también dos hermanos, Godofredo (Fabio Di Tomaso) y Juan (futuro "Sin Tierra", Manuel Fanego), el primero notoriamente retorcido y el segundo bastante tonto, lo necesariamente útiles para las trapisondas de los verdaderamente poderosos.

La pieza original fue estrenada en Broadway en 1967 y tuvo su versión en el cine con el aderezo de cabalgatas y grandes batallas, estelarizada por Peter O`Toole y la excelsa Katharine Hepburn, quien ganó el tercero de sus cuatro Oscar de Hollywood.

El asunto planteado por Goldman tiene sus veleidades shakesperianas en cuanto a intrigas, metáforas en los parlamentos, espadeos y hasta una referencia directa a "Rey Lear", también en trámite sucesorio aunque con hijas mujeres.

La versión de Audivert, que cuenta con un eficaz dispositivo escénico de Ana Audivert y buen acompañamiento de Carmen Baliero -algo influido por Michael Nyman- basa su efectividad sobre todo en Fanego y Manso, quienes podrían haberse recostado en O`Toole y Hepburn pero prefirieron tomar un camino propio.

Fanego aportó a su Enrique una dualidad muy efectiva entre soberbia y deterioro físico y lució el vozarrón conseguido en su madurez, notorio en "Medea" y "Viaje de un largo día hacia la noche".

Manso impuso su fuerte presencia escénica e impregnó su personaje con brechas de debilidad que Hepburn desdeñó y fue dueña de las mayores risas de la noche, ya que a través de la ironía esta pieza que se presenta como una tragedia del poder se revela como comedia de intrigas.

Junto a ellos, Surraco ratificó su carácter sanguíneo para mostrar que es uno de los mejores de su generación y Alché sobrevivió con altura a ciertos parlamentos enrevesados que podrían limarse, además de pronunciar algunos dislates centroamericanos de la traducción.

Hay una notoria distancia entre el cuarteto y los tres actores más jóvenes, con problemas de posturas y voces, pero igualmente no es un descuento en una puesta de gran teatralidad, perjudicada eso sí por un texto que inevitablemente se debilita en los últimos tramos.

"El león en invierno" se ofrece en el teatro Regina, Santa Fe 1235, de jueves a sábados a las 21 y domingos a las 20.

Fuente: Télam

No hay comentarios: