miércoles, 21 de noviembre de 2012

Alessandra Rampolla: Encuentros y desencuentros



"El sexo nos interesa a todos"

A poco más de diez años de iniciar su carrera en los medios, la portorriqueña comienza una etapa con shows en teatros.

En 2001, Alessandra Rampolla empezaba a recorrer su camino por la televisión. Para hacerle el favor a una amiga periodista que necesitaba un entrevistado interesante para el Día de los Enamorados, se atrevió a sentarse en el panel de un noticiero a hablar de sexo muy temprano en la mañana. Las repercusiones fueron tantas, que empezaron a llamarla con más frecuencia y desde allí jamás paró.
Se siente comunicadora y dice que nunca una pregunta del público llegó a sonrojarla, aunque admite haberse reído cuando le consultaban sobre las formas para masturbarse con una aspiradora o si el semen provocaba caries.
Simpática, desprejuiciada y contundente, Rampolla anticipó algunos detalles de las charlas que dará junto al público, mañana en el Teatro Ópera Citi desde las 20:30.

–¿Cuál es la propuesta de Encuentros y desencuentros?
–Voy a estar teniendo un diálogo con el público. Hablar y compartir cómo hacer para que funcione la pareja a largo plazo, aun cuando hay niños y cuando hay rutina de la vida diaria. Todo eso puede existir y coexistir con el erotismo. Va a haber preguntas sobre tema abierto y libre para que quienes vayan puedan sacarse todas sus dudas. El público puede llevarme a cualquier tema que quieran discutir.
–¿Cuál es el estilo del espectáculo? ¿Veremos la versión actriz de Rampolla?
–De actriz cero y nada. Me paro en el escenario siendo yo, y lo que hago es dar la oportunidad de un espacio y un beneficio a todos los que van. Es casi como cualquier otro contacto que el público pueda tener conmigo. Los que vienen en vivo se benefician porque tenemos más tiempo para charlar. Es un diálogo muy interesante, una manera adulta y abierta de tomar la sexualidad.
–¿Cuesta un poco en este tipo de encuentros que la gente arranque a hablar?
–En algunas ocasiones cuesta. Nunca me he topado con público mudo por suerte. Esa no ha sido mi cruz.
–¿Quiénes son los que más se animan a preguntar?
–Hombres y mujeres de todas las edades. El sexo nos interesa a todos. Hay veces que cuesta que entren en clima, pero para eso tienen la posibilidad de hacer preguntas por escrito.
–¿Van mayoría de hombres o mujeres?
–Depende de la plaza, pero generalmente son más parejas las que van. Igual, han venido grupos de amigos varones y de mujeres. Hay de todo un poco.
–¿Nada te hace poner colorada?
–Pues no, porque se trata de una charla sobre sexualidad y no hay un tema que me provoque pudor. Hay veces que hacen consultas de índole médica que no puedo responder. ¡No soy enciclopedia!
–¿Creés que aportás algo distinto a la televisión?
–Por supuesto que puedo aportar algo diferente, sino no lo haría. Lo que me motivó fue la plataforma. Tengo un mensaje que entiendo puede cambiar la vida de las personas para bien y me encanta imaginarme utópicamente el día en que la gente pueda relajarse al hablar de sexo. Me parece que aporto algo distinto, porque no se trata sólo de los datos teóricos sino que aporto onda. Sexólogos y profesionales hay muchísimos, pero todos nos diferenciamos.
–Vas a hablar sobre el sexo en la pareja, ¿Nos decís dos o tres tips?
–Una de las cosas con la que la gente termina sorprendiéndose es cuando las hago ver que deben poner la sexualidad dentro de un contexto. No es nada sencillo, pero el sexo en la relación de pareja no se sostiene si el amor no está bien. Lo sentimental y lo sexual conviven todo el tiempo y son factores súper importantes Erotizar a la pareja, el juego previo y el quererse y conocerse son las claves.
–¿Y el tamaño importa?
–Nunca. Eso es mito.  «


su estilo para
usar diminutivos
Cosititas. Rampolla tiene su sello personal, y decir "Alessandra" remite, sin duda alguna, a los diminutivos que ella misma hizo populares al referirse a alguna parte del cuerpo en particular.
"Lo que pasa –dice– es que yo hablo así, no es que me senté a pensar cuál iba a ser mi estrategia. Muchas personas se burlan, pero si lo pienso racionalmente puede ser que quede medio tontito hablar así. En Puerto Rico hablamos de esa forma. Nunca fue un plan ni una estrategia de marketing."
-¿Tiene que ver con una forma de no sonar ordinaria?
-En un momento de mis comienzos, cuando empecé con los micros, me dije: "Esto lo va a ver mi madre que es una mujer divina, elegante y no se le escapa una. ¿Cómo podía, entonces, hablar de sexo anal a las siete de la mañana sin que mi madre se espante?" Creo que entrando un poco por ahí, siempre el diminutivo lo tengo muy incorporado. ¡Jamás me vas a ver en la televisión hablar del "pete"!

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: