sábado, 20 de octubre de 2012

Pedro Paiva y Alejandro Orlando: Biografía



Humor refinado

Los integranes de Los Modernos hablan de su último espectáculo Biografía, que recorre lo más celebrado de su trayectoria. "Ahora queremos ser populares", asegura el dúo cordobés.

Por el estilo musical, refinado y de textos bordados con puntillosos giros semánticos –y una profundidad que atraviesa la sonrisa inicial– que caracterizan sus espectáculos, los comparan con Les Luthiers o con Leo Maslíah. Pero ellos, Los Modernos, sin renegar de esos referentes –ni tampoco admitir demasiados puntos de conexión– prefieren ser los cordobeses que vienen, esta vez, a conquistar Buenos Aires: "Ahora queremos ser populares", afirman, casi al unísono, como en sus espectáculos.
Pero que no se malentienda: la búsqueda de esa popularidad "no va a comprometer en nada lo que venimos haciendo", aseguran.
Se trata simplemente intentar que a través de esta Biografía, tal el nombre del show que marca su décimo año sobre los escenarios y que compacta lo mejor de sus cinco obras, pueda llegar a un público mayor.
"Buenos Aires es una ciudad con muchos espectadores posibles, de los cuales la mayoría no nos ha visto. Entonces, decidimos venir a presentar una biografía artística de la compañía, que compacte en un espectáculo los cinco que hemos hecho hasta ahora", dice Pedro Paiva, el señor de los bigotes. De esos cinco, sólo dos –Breve desconcierto breve y Fo, el filoso– habían hecho su paso por las tablas porteñas. El primero en el Maipo Cabaret, un espacio que les quedaba como anillo al dedo por su formato café concert y el segundo, en El Cubo. En ambos, el fervor por quienes los iban descubriendo se transmitía de boca en boca. Ahora, dicen, van por más.
"Empezamos en el peor año de la Argentina, en 2002. No era fácil y la yugamos en Córdoba", dice Alejandro Orlando. "Así que en homenaje a los que nos siguen desde entonces, decidimos dejar también cosas que ya hicimos varias veces, porque es lo que nosotros creemos que nos representa", asegura, con su tonada indisimulable. "La selección no fue fácil: tenemos material como para ocho horas de espectáculo y teníamos que meterlo en una hora veinte. Estamos muy contentos, sentimos que es lo mejor de lo mejor de Los Modernos", asegura.

–Decías que la mayoría del público porteño no los conoce. Sin embargo, ¿está acostumbrado al tipo de humor que ustedes hacen?
Pedro Paiva: –Hay público para cada rubro, y con 'el' Ale sabemos que con el tiempo, lo nuestro se va a volver masivo. Sabemos que empieza con un grupo pequeño y el boca a boca va creciendo, hasta que sin saber por qué, uno se transforma en masivo. Esto implica nada más y nada menos que tiempo. Para el laburo, en esta ciudad tan grande, hay que estar alerta, y con una paciencia que no siempre se tiene pero que es fundamental.
–Lo de ustedes es extrapolable, sin tocarle una coma, a cualquier público de habla hispana. ¿Cómo fueron esas experiencias?
Alejandro Orlando: –De los diez años que llevamos, vivimos cuatro en España haciendo temporada por todo el país y con ancla en Madrid y Barcelona (N de R: en la capital catalana recibieron, además de críticas elogiosas, premios al mejor espectáculo teatral del año y al mejor espectáculo alternativo, entre otros); vamos mucho a Chile, a Uruguay, sin tocar una coma, y todo funciona igual. Pero nuestra intención es estar más tiempo acá, en Buenos Aires. En Córdoba estamos instalados, y para atravesar el país, como queremos, tenemos que partir desde acá, una de las capitales mundiales del teatro.

ENGRANAJE. El método de trabajo de Los Modernos no deja un segundo de lugar a la improvisación, aunque cuando se los vea arriba del escenario parezca que los virtuosos enganches verbales y las melodías que entonan con perfección y sin música soporte les salen así, sin ningún esfuerzo. Pedro Paiva escribe los textos, se los pasa "al Ale" –como llama a su compañero– mientras los va produciendo. Todo lo deciden entre los dos: nunca se animaron a la dirección externa. ¿Lo ven posible? "Y, es difícil. Todo lo que escribo lo escribo para Los Modernos, no son textos de ficción que podemos interpretar nosotros, así que no sé si alguien podría internalizarlos tanto como para dirigirnos. Cuando el texto es dicho, cobra vida", se sincera el uruguayo-escritor. Orlando agrega que "el método es bastante particular y definido. Nos juntamos a trabajar cuando está todo terminado, recién entonces ensayamos. Si falla el ritmo, falla el pie o algo, es como fallar en una nota cuando se interpreta un concierto."

–En un balance de estos diez años, ¿se ven haciendo algo diferente?
PP: –Yo no demasiado, la verdad...
AO: –Para mí sí, es fácil. De hecho, yo tengo una compañía de texto en Córdoba y también escribo obras. Como la estética de Los Modernos es tan definida, es muy fácil hacer otra cosa. Me saco la peluca, la pollera y ya. «

La vida en las tablas

Biografía tiene un libreto original de Pedro Paiva, y son ambos actores los que deciden el vestuario –las polleras y las camisas con jabot no faltan, aseguran–, las coreografías y la puesta en escena. Las funciones en La Casona del Teatro (Av. Corrientes 1975) son los miércoles, jueves y viernes a las 21; los sábados 21 y 23 y los domingos a las 20:30. Las entradas van desde los $ 80.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: