miércoles, 10 de octubre de 2012

Loop


El retorno de siempre

Probablemente uno de los mayores méritos de Loop, el trabajo de Alfredo Staffolani, sea el haber podido conjugar equilibradamente, con sensibilidad e inteligencia, la dimensión formal de la propuesta con la argumental. Es común enfrentarse a espectáculos que depositan todo en la instancia argumental, descuidando la parte formal, u obras únicamente procedimentales que cuentan poco o nada. Loop es un término medio. Hay una historia que puede ser seguida sin problemas por el espectador, pero también hay una dimensión formal, dramática y narrativa, que no puede ser eliminada para su interpretación.

Ya desde su título tenemos el primer indicio de lectura. Diedrich Diederichsen es un investigador alemán, especialista en música, que propone el concepto de "loop" que no es otra cosa más que una versión de la compulsión a la repetición freudiana o del eterno retorno de Nietzsche. La imagen visual de un "loop" sería la de una especie de elipsis, un círculo abierto hacia adelante y hacia atrás, que permite el avance y el regreso al mismo tiempo.

Esto, que podría ser muy complejo, la obra lo trabaja con una simpleza apabullante en lo argumental: Andrés sale de la casa paterna repitiendo los mandatos al tiempo que desilusionando a su padre por no ser lo esperado, precisamente por el hecho de ser y de no ser la repetición de su propio padre. Andrés es abogado como su padre y ama a Guillermo Vilas, también como su padre. La diferencia es que el progenitor lo ama en su faceta deportiva mientras que el hijo en la musical. Se sabe, lo mismo nunca retorna idéntico. Andrés conocerá a una joven policía que lo asaltará inmediatamente y en pocos meses estará viviendo en su casa. Todos los que lo rodean lo invaden y él se deja invadir. Andrés es un hombre obstinado inconscientemente en realizar la máxima idea que su padre tiene sobre él: que es un débil, un conformista.

La obra, como es previsible, avanzará en círculos que podrían repetirse incansablemente, pero que Staffolani sabrá reducir a su mínima expresión como para que se entienda la historia y el procedimiento. Sobresale en el plano interpretativo el trabajo de Andrés Rossi, el protagonista, quien tiene el rol de actuar y narrar aquello que actúa, además de tener que conducir al espectador hacia la comprensión de un concepto que tiene como función el explicar un modo de ser de la temporalidad en la sociedad contemporánea.

Fuente: La Nación

Sala: ElKafka / Funciones: miércoles, a las 20:30

No hay comentarios: