martes, 9 de octubre de 2012

Las criadas


Las 50 funciones de Las criadas, en el Teatro Presidente Alvear, tuvieron su festejo, con torta y champagne, en un hotel de la avenida Corrientes. Tan esperadas como tres novias, fueron llegando las protagonistas: Victoria Almeida, Marilú Marini y Paola Barrientos, recién salidas del teatro.
Marini, tras sus anteojos oscuros de marco blanco, sonreía a cada minuto y declaró sentirse felicísima con la obra, una buena razón para seguir yendo y viniendo entre París y Buenos Aires. "Me encanta pasearme y perderme en las ciudades. Con mi marido muchas veces salimos en París a explorar barrios diferentes, para sorprendernos con la ciudad. Lo mismo en Buenos Aires: me encanta caminar y descubrir casas de principios del siglo XX", contaba. Pero con el transcurso de la noche develó que algo le falta todavía, acá y allá: "Mi sueño es, como dijo Cicerón, tener una biblioteca y un jardín al lado. La biblioteca la tengo, me falta el jardín. En París tengo balcón, me encantan las plantas, ayudarlas a que crezcan".
Mientras tanto, en otro rincón, se escuchaban extrañas declaraciones de otra de las estrellas de la noche: "Aparte de actuar, no sé hacer nada bien", se sinceraba Victoria Almeida entre risas.
Y llegó la medianoche, entre saludos, felicitaciones, brindis y fotos, y el elenco recién estaba por sentarse a comer. Todos felices, cansados, pero con ganas de festejar el éxito de la obra que dirige Ciro Zorzoli.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: