sábado, 13 de octubre de 2012

Guillermo Pfening: En familia


Casi exclusivo de la gran pantalla

Ahora prueba en el teatro, al frente de un clásico: En familia

Lo primero es la familia. A este núcleo básico le dedicó el año Guillermo Pfening. Además de haber presentado oficialmente Caíto, una historia inspirada en su propio hermano, fue el hijo de Oscar Martínez y Soledad Silveyra en Condicionados, y ahora además del cine y la TV suma esta temática al teatro. Hoy estrena En familia, de Florencio Sánchez, dirigido por Eva Halac.

La crítica sostiene que la familia -disfuncional- es el tópico más recurrente de la dramaturgia argentina. Guillermo cuenta orgulloso que esta pieza de Sánchez, escrita a principios del siglo XX, es la primera en su especie del teatro rioplatense. "El mérito de la directora está en haber podido convertir una tragedia en comedia", opina de esta historia también interpretada por Carlos Scornik, Monina Bonelli, Michel Noher, Natalia Señorales, Agostina Degásperi, Ariadna Asturzzi y Gabriel Rivas.

Una familia de clase alta cae en desgracia a partir de los vicios del padre. El hijo mayor, interpretado por Guillermo, regresa al hogar para poner las cosas en orden. "Está presente esta idea de que la familia corrompe. Y aparece mi personaje que es pura bondad, en exceso, y eso lo hace vulnerable. Creo que algo tengo de él, cierta heroicidad, hacerme siempre cargo, al menos en lo que se refiere a mi familia", opina.

Cordobés del sur, de Marcos Juárez, su acento con eses aspiradas hoy no existe, pero sí un fuerte vínculo hacia esta ciudad a la que siempre regresa, allí donde vive su familia. Guillermo es el segundo de tres hermanos y siente un especial cariño por Caíto, el menor de los Pfening, con quien se lleva 14 meses de diferencia. Este lazo tan fuerte lo llevó a filmar esta historia en la que desde el título le rinde homenaje y donde se entrecruza la ficción con el registro documental. Caíto muestra un fragmento de la vida de su hermano, quien padece distrofia muscular de Becker. Sin vueltas, el actor decidió correrse de su rol frente a las luces y ponerse detrás de las cámaras. Esta producción en la que también participaron Romina Richi, Bárbara Lombardo y Marinha Villalobos ya fue estrenada en el Bafici, y aguarda su llegada a las demás salas el año próximo.

A partir de esta experiencia, Guillermo sigue escribiendo y sueña con hacer una segunda película. El cine le dio un espacio desde hace muchos años y es una de las caras jóvenes más convocadas para la pantalla grande: Corazón iluminado, Perro amarillo, Nacido y criado, XXY, El resultado del amor, Futuro perfecto, El vestido, Fontana, la frontera interior, Paco, Belgrano y No te enamores de mí, entre otras. "Salvo dos o tres películas, todas fueron rodadas lejos de la ciudad de Buenos Aires. Hacer cine es una prioridad para mí, porque gracias al él pude recorrer el país entero. No te digo los lugares turísticos, sino meterme en sitios donde no hay nadie", cuenta, y adelanta que pronto viajará a la selva boliviana para filmar una historia sobre el Plan Cóndor.

Sentado en el bar, una familia lo mira con curiosidad, algo que él no percibe. "Uno se acostumbra, pero la verdad es que desarrollé un estado de invisibilidad cada vez que voy por la calle. Estoy pendiente de todo, pero no registro si me miran o no", cuenta, con cierto pudor, quien fuera el villano del culebrón Valientes. "Hago este trabajo con mucho gusto. Creo que el actor tiene una responsabilidad que consiste en que su trabajo sirva para hacer mejor a la sociedad, no sólo entretenerla, y que se pueda ver representada", resume..

Para agendar
En familia, dirigida por Eva Halac; Complejo Cultural Teatro 25 de Mayo, Triunvirato 4444; Viernes y sábados, a las 21, y domingos, a las 20.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: