jueves, 11 de octubre de 2012

Gabriela Romeo: Por qué las estrellas brillan y después explotan


Gabriela Romeo y una historia entre dos mundos

Por Hernán Salcedo

Ahí va el Capitán Beto por el espacio. No hace falta aclarar que estas palabras provienen de la canción “El anillo del Capitán Beto”, de Luis Alberto Spinetta. Desde hace años forman parte del imaginario colectivo, al menos para cualquier argentino que haya recorrido las calles del rock nacional. El recuerdo de estos versos aparece de una manera particular en estos días porque a partir de mañana el personaje creado por el gran músico fallecido en febrero de este año tendrá su versión sobre un escenario.

Gabriela Romeo escribió y dirigió una obra de teatro que entre sus personajes tiene al emblemático viajero del espacio. Se trata de “Por qué las estrellas brillan y después explotan”, que se verá los viernes, a las 21, en el porteño Teatro La Mueca. En la obra, el Capitán Beto irrumpe en una mercería atendida por tres mujeres mayores para declararle su amor a Amalia, la menor de ellas.

“La primera imagen que tuve fue yendo a una mercería de tres mujeres grandes que hay actualmente en Salguero, llegando a Corrientes. Entré a comprar y dije: ‘acá hay un universo’-cuenta Romeo en una entrevista con Blog Teatro-. “Después dije ‘¿por qué no puede venir del espacio el Capitán Beto a ofrecerle a una de las hermanas vivr entre estrellas?’”.

Suena mágico y lo es. Con un malvón de regalo, este hombre del espacio le declara su amor y le ofrece un mundo maravilloso y con paz. El malvón se multiplica y el local se llena de perfume, lo que perturba y transforma la vida de las tres mujeres.

¿La obra es una especie de homenaje a Spinetta? 

No es específicamente un homenaje. Yo escribí la obra antes de que él dejara su cuerpo físico. Lo que la obra tiene del personaje de Capitán Beto de la canción es que viene del espacio y dice un poco alguna de las letras de Spinetta. Es un alma que ha dejado cuerpo físico y viene a buscar a Amalia.

¿Hay alguna explicación en la elección de esa canción en particular? 

Me gustaba esa canción y me gustaba el hecho de un ser que está en el espacio. En la canción de Spinetta, el Capitán Beto es un astronauta, pero el de esta obra es un astronauta etérico que no ha podido seguir en dimensiones de más luz porque ha quedado pendiente ese amor por Amalia.

¿Cuál es tu vínculo personal con Spinetta? 

Lo admiro enormemente, admiro su poesía. En mi adolescencia viví bastante en un termo. Conocí a Spinetta por el amor que mi esposo le tiene. Empecé a conocer sus letras y canciones a través de él. En sus letras, Spinetta habla todo el tiempo de luz, de dimensiones. Él habla de luz constantemente. Era un alma evolucionada Luis Alberto.

¿Tu obra está encarada desde el humor o desde lo dramático?

Tiene mucho humor, mucha poesía. Y tiene luz y despertar. Pero no desde el lugar de dejar una enseñanza. Yo quise mostrar el alma de estos personajes y que el espectador complete. La luz no se enseña ni se implanta. Se practica y llega.

¿Qué decisiones tomaste con respecto a la puesta en escena?

Lo que quise es que sea intimista. El público va a sentir que está dentro de la mercería. Toda la parte onírica está dada por el gran trabajo de luces y el diseño de Ricardo Sica. La luz tiene una poética en la obra y es muy importante. Buscamos unir lo que será la tercera dimensión, que es la que vivimos todos los días, y las dimensiones de luz, que ya son de la quinta dimensión.

¿Hay alguna línea filosófica detrás del texto?

Ningún personaje está hablando de eso específicamente ni hay panfleto. Está el alma de los personajes, el alma de la autora, y cada uno interpretará lo que pueda recibir desde el lugar que está parado y vive la vida. Yo confío plenamente en lo que nosotros irradiamos hacia el universo. Seguramente eso hizo que yo eligiera un Capitán Beto y lo llevara a un ser de luz más arriba que el astronauta de la canción. Todo el mundo invisible es más grande que el visible, el que vemos y tocamos. La luz se vive y la gente seguramente va a sentir que hay una energía distinta y especial. Eso tiene que ver con la entrega y la energía que trabajamos todos.

A poco del estreno, ¿qué significa para vos montar este espectáculo?

Desde la parte emocional, la verdad que estoy muy feliz. Trabajo bastante con todo lo que es emocional. Me siento muy armónica pese a que fue mucho trabajo. Me dejo fluir. Disfruté muchísimo. Cada director sabe lo que quiere dirigir y escribe. La obra también me ayudó a darme cuenta de qué gran maestra fue para mí Helena Tritek.



Por qué las estrellas brillan y después explotan
Dramaturgia y dirección: Gabriela Romeo
Actores: Ariel Levenberg, Cristina Sallesses, Marta Magaro Silva, Wálter Scaminaci y Cristina Sisca
Asistente de dirección: Alejandra Rodriguez
Diseño de luces: Ricardo Sica
Diseño de sonido: C.J.M
Escenografía: Victoria Grant - Cecilia Kreimer
Realización de vestuario: María Rodriguez
Producción ejecutiva: Gabriela Romeo - Adriana Bloj
Fotos: Soledad Tejón
Prensa: Alicia Accinelli

Las funciones son los viernes, a las 21, en Teatro La Mueca, Av. Córdoba 5300, C.A.B.A. Entrada: $60 (descuento a estudiantes y jubilados). Reservas al 4777-0825.

Estreno: 12 de octubre

1 comentario:

Raquel Correa dijo...

Quiero Felicitar a Gabriela Romeo por todos sus logros, una excelente profesora de Castellano, excelente ser humano que siempre amó el teatro y la Literatura y que agradezco a Dios por haberla cruzado en la vida durante mi adolescencia.
Te llevo dentro de mi corazón Gaby y soy lo que soy gracias a que Vos supiste guiarme.
Tu obra excelente, como Vos.
Raquel Correa