viernes, 12 de octubre de 2012

Festival Internacional en Córdoba


La juventud salió a escena

El encuentro de teatro para niños y jóvenes presentó 59 espectáculos en la provincia.

Una nueva edición del encuentro bianual, permitió disfrutar de cincuenta y nueve espectáculos en diferentes municipios y comunas que albergaron la friolera de más de 17.000 espectadores. Propuestas oriundas de países como Italia, Bélgica, Cuba, Chile, o ciudades como Buenos Aires, Mendoza, Santa Fe, Río Negro, Formosa, más la propia Córdoba, concitaron la atención en salas oficiales e independientes, pero también llegaron hasta plazas, correccionales, escuelas y espacios alternativos. Raúl Sansica, director del festival y cabal hombre de teatro, tuvo la brillante idea de adoptar un formato itinerante que aprovechó los corredores teatrales de todo el territorio cordobés, para descentralizar los acontecimientos y hacer llegar, a los sitios más remotos, el mensaje social e integrador del teatro.

La oferta fue enorme e incluyó la participación de murgas locales que se presentaron antes de cada espectáculo. Hubo marionetas de hilos, muñecos de varilla, títeres tejidos, elementos del teatro negro, proyecciones en video y actividades de extensión como talleres de comedia musical, técnicas de danza aérea, dramaturgia, momentos de intercambio con los hacedores y hasta teatro para bebés. Precisamente, la compañía “Vamos Que Nos Vamos” de Rosario hizo función en Carlos Paz y cautivó con su estética naíf. Los más pequeñitos de la familia siguieron boquiabiertos las peripecias de “Ito”, un gusanito curioso por conocer el mundo que fue la excusa perfecta para conectar a los lactantes con imágenes visuales, auditivas y sonoras.

Otra propuesta, Bullyng , de perfil actual y arriesgado llegó de la lejana Oncativo. Alumnos de la Escuela Municipal de Teatro asumieron la ardua consigna de interpretar el tema de la violencia en el ámbito de una secundaria, basados en los acontecimientos ocurridos en Carmen de Patagones, donde un adolescente disparó contra sus compañeros de escuela. Imaginaron la historia de Martín, un muchachito menospreciado que vive el acoso verbal y físico de manera metódica y sistemática, hasta que detona con una reacción imprevista y extrema. Los veintisiete promisorios y desenvueltos jóvenes entremezclaron vivencias personales con improvisaciones, comandados con solvencia por la actriz y directora local Fanny Cittadini.

El valor del hecho teatral sobresalió -en este caso más allá de los resultados artísticos- con los treinta y cinco vecinos actores del Grupo de Teatro Comunitario “Orilleros de la Cañada”, quienes llegaron hasta el correccional de menores Complejo Esperanza. Un espacio de cincuenta hectáreas con escuela, obradores y criaderos de animales, recibió Bella Vista tiene historia , un repaso escénico por algunos acontecimientos del pasado de la localidad cordobesa que comienza en 1930 y llega hasta el presente.

Sin duda, toda manifestación artística cambia la mirada de los niños frente al mundo que lo circunda. Este insoslayable festival lo rubrica al entretener y construir espacios de tolerancia e indagación.

Fuente: Clarín

La huella que dejó Hugo Midón

No hay comentarios: