viernes, 21 de septiembre de 2012

Leonardo Kreimer: El dique


Con alto impacto y teatralidad

El actor de Hombre vertiente, que trabaja desde hace casi una década con Pichón Baldinu, dirige El dique, del irlandés Conor McPherson

Leonardo Kreimer trabaja junto con Pichón Baldinu desde hace casi diez años. Junto con De La Guarda viajó por todo el mundo y, en su paso por Italia, conoció a su esposa, Elisabetta Riva. Con ella y Pier Paolo Olcese fundó la compañía teatral RES y dirigió en ese país europeo varias piezas, entre ellas, su propia versión del clásico shakespeareano Julio César. Regresó a la Argentina hace unos años y encaró, junto con Baldinu, el proyecto Hombre vertiente, del que forma parte también como intérprete. En forma simultánea, estableció su compañía e impulsó varios proyectos con ella. El más reciente es El dique, una obra del celebrado dramaturgo irlandés Conor McPherson, que versionó y estrenó el viernes pasado en El Camarín de las Musas.

"Nuestra compañía RES [que lleva su nombre por la frase del latín res non verba: hechos no palabras] nace en Italia y allá siempre trabajamos para llevar textos argentinos y para que se conozca a Buenos Aires como lo que es: una de las tres capitales teatrales del mundo. Y acá, como hay mucha cultura teatral, lo que hicimos fue buscar aquellos textos que nos impactaran y que no hayan tenido repercusión todavía en la cartelera porteña", explica Kreimer.

Según cuenta, en su intenso recorrido artístico transita por dos caminos: el del trabajo actoral físico, de alto impacto, y el de un lenguaje puramente teatral. "Yo me muevo por mundos paralelos todo el tiempo. El año pasado, por ejemplo, esa dinámica me llevó al extremo, porque estaba haciendo dos obras, una de ellas, Hombre vertiente, que es un espectáculo de alto impacto físico, y en televisión estaba en el prime time de Canal 13 [en Los únicos]. Así es como me gusta moverme", dice.

En cuanto a su vínculo artístico con Baldinu, Kreimer asegura que la relación, que comenzó con Período Villa Villa, es de profunda complementariedad: "Hombre vertiente lo fuimos pensando juntos... Pichón me elige a mí porque la intención de él en los últimos años es combinar esa calidad de teatro de alto impacto que hacía con De La Guarda y llevarla a algo mucho más teatral -dice-. Yo alucino porque es un tipo que tiene unas ideas que son descomunales, que yo jamás me hubiera permitido pensar de esa manera. Te estoy hablando de un tipo que dice: "Yo quiero que una gota gigante de 60 litros caiga sobre la gente", o "quiero que un personaje se desagüe en escena"".

El dique: volver al horror

La trama de El dique se sitúa en un pueblo desolado que, en la versión de Kreimer, es una localidad del sur argentino, poblada por "nycs", nacidos y criados. Allí, cuatro amigos matan el tiempo reunidos en un bar, hasta que un día irrumpe en su cotidianeidad Valeria, una atractiva joven de la Capital. Esa presencia foránea despierta en ellos una extraña fascinación y, en lo que no se sabe si es un intento por seducirla o asustarla, comienzan a contarle historias de sucesos paranormales que sucedieron en el pueblo. Pero, según relata el director, "la razón por la cual esa chica se muda allí es de una potencia que todas las historias que contaron ellos pierden cualquier tipo de valor terrorífico".

En cuanto al interés que le despertó esta pieza de McPherson, Kreimer explica: "Lo que me gustó es la teatralidad que me aportaba el texto de horror... Esa tensión que se generaba cuando éramos chicos y nos juntábamos a escuchar historias alrededor de un fogón".

El elenco de El dique lo integran Monina Bonelli, Mariano Caligaris, Mario Mahler, Fernando Margenet, Nicolas Martini.

El dique

De Conor McPherson, dirigida por Leonardo Kreimer
Viernes, a las 21
En El Camarín de las Musas, Mario Bravo 960.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: