lunes, 6 de agosto de 2012

Miguel Angel Solá y Como por un tubo



Miguel Angel Solá: Sentido regreso

Se había ido a España en el ‘99. Recién separado de Blanca Oteyza, pegó la vuelta y estrenó “Como por un tubo”. Actuó, cantó y lagrimeó.

Y un día volvió. Tras 13 años en España, Miguel Angel Solá subió a las tablas porteñas, lagrimeó y hasta cantó tangos. A los 62 años, el actor aclamado en España mostró que su corazón nunca se fue de Buenos Aires: debutó con la pieza Como por un tubo , en el Teatro SHA, y arrancó ovaciones.

El espectáculo musical no sólo lo tiene cantando y actuando, sino tocando instrumentos: se luce en la percusión y en la guitarra. En la historia, Solá es Alberto, un hombre abandonado por una mujer, que va viviendo la transición del desamor al regreso del amor. Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia: el actor se separó de la actriz Blanca Oteyza y, tras un largo proceso, utiliza hoy el teatro como terapia. La obra es una suerte de “comitragedia musical” ambientada en los años ‘50.

“Yo vuelvo a Buenos Aires y empiezo a extrañar a Buenos Aires, porque me vienen las imágenes de lo que era”, contó a su llegada, hace dos semanas, a Clarín . Esta vez, con la emoción desbordante, Solá se retiró del Sha en silencio. Lo habían ido a ver varios amigos, como el director Manuel González Gil (que lo dirigió en El diario de Adán y Eva ), Manuel Callau y Adrián Navarro, con quien compartirá elenco en su regreso a la televisión, en una miniserie que se grabará el mes próximo en Santa Fe y aún no tiene canal de emisión.

Del país se había marchado más de una década atrás por amenazas que recibió su familia. En España sufrió un accidente en el mar y luego un síncope. Se respuso de cada una de esas adversidades y hoy se lo ve feliz.

Después del estreno no hubo brindis burbujeante ni celebración hasta altas horas, como suele ocurrir en las ceremonias de debut teatral: el hombre del bajo perfil prefirió mantener su línea. Regresó al hotel boutique de San Telmo donde se hospeda desde que llegó y esperó la próxima función. El sueño del regreso ya estaba cumplido.

Fuente: Clarín

No hay comentarios: