sábado, 21 de julio de 2012

Víctor Hugo Vieyra: Globo flotando contra el techo de un shopping



La vitalidad que el escenario hace posible

Víctor Hugo Vieyra regresa al centro y estrena en el Cervantes

Destacado actor y con presencia muy activa en las televisión en las décadas de los 80 y 90, Víctor Hugo Vieyra decidió un día alejarse de Buenos Aires. No tomó una gran distancia. Se instaló en Castelar y eso, si bien lo obligó a retirarse, en parte, del mundo del espectáculo porteño, también le posibilitó crear su propio espacio de trabajo. En el conurbano bonaerense tiene su sala (Roberto Durán) y allí forma alumnos y crea proyectos con ellos.

"Pocas veces en mi carrera necesité pedir trabajo -cuenta-. Lo hice cuando recién empezaba y la verdad es que nunca me dio resultado. Soy un tipo afortunado. Me siguen llamando para trabajar y me gusta mucho haber creado mi propio proyecto personal, eso me permite no depender de nadie. Disfruto mucho la relación con los alumnos y la tarea conjunta. Y, a la vez, sigo teniendo la posibilidad de participar en producciones más grandes."

Entre ellas está Globo flotando contra el techo de un shopping , la pieza de Alberto Rojas Apel que, junto a Irene Almus y Horacio Roca, comenzará a presentar en el Teatro Nacional Cervantes mañana. La dirección está a cargo de Román Podolsky.

La historia es sumamente sensible. Un niño deja escapar su globo, el que termina adosado a la cúpula vidriada de un shopping. A partir de ese hecho casi intrascendente, Rojas Apel construye una trama en la que se habla de la esperanza, la pérdida, de cómo cerrar un círculo en la vida tras una pérdida.

"El autor tiene un particular talento -afirma Vieyra-, sobre todo porque pone en boca de los personajes palabras cargadas de imágenes muy potentes. Este chico tiene un porvenir muy grande. Siempre es bueno para la escena tener buenos autores. En general uno evita en el teatro hablar de la muerte en la creencia de que se ahuyenta al público. Sin embargo, en esta pieza ese acto casi trágico da cuenta de cómo los personajes crecen. El padre del chico sale mejor parado en esta historia, al igual que el empleado del paseo de compras, mi personaje. La obra posee una estructura teatral novedosa, con una búsqueda expresiva muy atractiva."

De estas cosas Víctor Hugo Vieyra sabe bastante. En los años 70 comenzó a trabajar con Roberto Durán y creó junto a Virginia Lago y Héctor Gióvine el TPC (Teatro Popular de la Ciudad) donde presentaron un repertorio muy sólido. "A Roberto lo considero mi maestro -dice el actor-. Por eso mi salita en Castelar lleva su nombre. Era un hombre 100% de teatro. En los ensayos te alimentaba de una manera inusitada, te llenaba de imágenes permanentemente, te convertía en un ser creativo. El se modificaba siempre, nunca trabajaba de la misma manera. Me conmovía el respeto que tenía por los actores, los cuidaba muchísimo."

Ciertos valores de esa tarea los encuentra ahora en el trabajo junto a Román Podolsky - "es una persona que dialoga muy bien con los intérpretes", aclara. Dice que no conocía su trabajo anterior, pero ha generado con el director una relación muy creativa.

Respecto del mundo televisivo, al que perteneció durante mucho tiempo y en temporadas muy exitosas, Víctor Hugo Vieyra dice hoy no extrañarlo. "La televisión cambió. Hay otra gente que habla otro lenguaje. No me hace feliz. Yo he disfrutado mucho la televisión, por suerte hice cosas muy importantes, incluso en algunos teleteatros. Por sólo citar los últimos: Más allá del horizonte y Con alma de tango . Ahora esta posibilidad que me da el teatro, relacionarme con un autor joven y un director de la generación intermedia me ayuda a estar vital. No siempre uno tiene esta posibilidad de trabajar con gente que te gratifique."


PARA AGENDAR

Globo flotando contra el techo de un shopping: de Alberto Rojas Apel.
Teatro:
Nacional Cervantes, Libertad 815.
Viernes y sábados a las 19, domingos a las 18.30. Localidades: $ 50.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: