jueves, 26 de julio de 2012

Silvia Copello: Juego tangueado



Silvia Copello se anima a jugar con los tangos

Protagoniza Juego tangueado, una fusión de dos obsesiones}

En el corazón de Almagro, desde hace 26 años, funciona el Teatro del Pasillo. Allí, Silvia Copello creó "un refugio para toda la familia" con espectáculos, clases y seminarios de actuación y danza. En ese lugar además se atesora un valioso espacio para todo el barrio: una biblioteca con volúmenes de teatro y libros para chicos. Copello es una inquieta realizadora de obras para públicos de distintas edades, pero siempre hay dos líneas que guían su estética y sus propuestas: el tango y el juego. Estas dos direcciones marchan cercanas y paralelas, y contienen un sitio único, como un pasillo, un vaso conductor entre dos mundos.

Es justamente en el hall, y no en la sala ni en el escenario, donde Silvia Copello le da vida a Juego tangueado , que fusiona sus dos obsesiones. Fue una intensa búsqueda y el resultado de la misma puede verse en su interpretación, acompañada por Jorge Capussotti, con quien lleva muchos años trabajando en la escena porteña.

Los dos artistas se conocen de la época en la que colaboraban con las creaciones del maestro Julio Tahier, el padre de Gotán (1979) y de un género teatral: la ópera rantifusa. Este estilo hilvana fragmentos o tangos completos que le dan vida a un guión completamente cantado: "Del maestro Tahier aprendí que todo es juego y la semejanza que existe entre este último y la vida misma".

En Juego tangueado, una pareja de cantantes de tango se animan a experimentar la interpretación de distintos dúos a través de distintas dinámicas, con arreglos de Rony Keselman, entre otros músicos, y coreografías de Mecha Fernández. Copello incluso interpreta un tango, "Pasional", con lenguaje de señas, un desafío que la condujo a tomar lecciones con Ana Lía Arias.

UNA CUESTIÓN DE ANIMARSE

"Einstein dice que el grado más alto de la investigación es el juego. Y eso me dio un aval para poder animarme a escribir esta pieza. Pero si bien acá es bien explícito, el juego estuvo siempre presente en mis trabajos", dice la realizadora. Entre otros, concibió a Viaje al fondo de un dúo, Ventanas, historias que se asoman, Pinacoteca, Todos podemos hacerlo, Niños envueltos y De paraguas .

En su trayectoria, Copello combinó la creación de piezas para niños y adultos: "Con los chicos es donde más respeto y cuidado tenés que tener. No hay que menospreciarlos ni mentirles. En esto está también la esencia de la creación de espectáculos para adultos: la importancia de la verdad", opina.

Para Copello, el tango está vinculado con la alegría y no con las lágrimas ni la nostalgia. "Siempre buceé en el universo del tango porque es muy teatral. Y además el lunfardo tiene un gran misterio que me apasiona", dice.

La realizadora tiene una formación universitaria como escenógrafa. Fue ella la responsable del vestuario en la primera puesta de Gotán , a cargo de Tahier. Luego se animó a la dirección y concibió junto con Jorge Capusotti, en 1998, Un tal Drácula : "Poco antes del estreno, la actriz quedó embarazada y no podía realizar todas las funciones. Comenzamos a buscar una reemplazante, hasta que Jorge me insistió para que tomara el papel", recuerda. Así comenzó a experimentar una nueva faceta como intérprete.

"Me animo al riesgo. Es un vértigo constante hasta que llega la iluminación y luego todo se acomoda y vuelve a la normalidad", resume..


PARA AGENDAR


Juego tangueado, de Silvia Copello. Teatro Del Pasillo, Colombres 35, Almagro. Sábados, a las 21. $ 50 y $30.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: