martes, 17 de julio de 2012

Nicolás Roberto: Tick. Tick. Boom!



La crisis de los treinta

Tick...Tick...Boom!, obra de Jonathan Larson, el creador de Rent

"525.600 minutos. ¿Cómo podemos un año medir?" Con esa frase, Jonathan Larson, creador del musical Rent, ya hablaba de su angustia por el paso del tiempo. Su prematura muerte, en 1996, a los 35 años, dos semanas antes de estrenar la obra que lo convertiría en leyenda, no impidió que su arte trascendiera. Tres Tonys y un Pulitzer póstumos reivindicaron Rent como un musical que despertó a una generación nueva de creadores del género, y una obra más hizo que su nombre volviera a las marquesinas del off Broadway: Tick. Tick. Boom!, unipersonal musical que Larson había ideado en 1990, se reestrenó en 2001 reformulado para tres actores, con banda en vivo y gran repercusión en la prensa y en el público que aún hoy lamenta su ausencia.

La historia sonará a déjà-vu para muchos, y es profundamente autobiográfica: un director de teatro llamado Jon cumple 30 años sin haber logrado un éxito en las tablas y comienza a replantearse toda su existencia. "Ellos te cantan el «Feliz cumpleaños» y vos sólo querés llorar", reza la letra de una de las canciones de Tick. Tick. Boom!, obra definida por la crítica estadounidense como "dulce, sencilla y esperanzadora", y que llega esta noche a la Argentina con su estreno en el Maipo Kabaret (Esmeralda 443), con la dirección de Nicolás Roberto. "Tenía ganas de hacer esta obra porque trascendía la historia. Cuenta algo que de alguna manera nos pasó a todos", dice Nicolás Roberto, que el año pasado se embarcó en la aventura de traer el musical a la Argentina junto a Paul Jeannot, que será el protagonista. "Fue todo muy rápido. En diciembre tuvimos el primer contacto con la productora que tiene los derechos del musical en los Estados Unidos y empezamos inmediatamente a ensayarla", cuenta entusiasmado.

Cuando conoció la obra, Nicolás se sintió absolutamente identificado. Su cumpleaños número 30 no fue menos angustiante que el de Jon. Para huir de ese "tick. tick" cronométrico que resonaba en su cabeza hizo un viaje a Nueva Zelanda. "Cuando volví a la Argentina ya tenía 30 años y seis meses. Había pasado la peor parte", cuenta medio en broma, medio en serio. "Mientras uno va viendo la historia de Jonathan Larson, ves que es la historia de todos. Aunque hoy lo conozcamos por Rent, él tuvo su momento en que la remó como cualquier otro director y compositor", explica.

Tras adquirir los derechos, Jeannot y Roberto se pusieron a trabajar en la adaptación para la Argentina. "No compramos el enlatado, decidimos hacer una puesta vistosa más adaptada a nuestros gustos. Había una adaptación al neutro pero no nos convencía. Ponía a la gente muy lejos de lo que estábamos contando. La obra sucede en los Estados Unidos y los personajes son norteamericanos, pero tratamos de que la gente se sienta identificada desde el lenguaje."

Hablar de Larson es hablar de una forma particular de componer para el teatro musical, y Tick. Tick. Boom! no está exenta de esa máxima. Su huella se percibe no bien suenan los primeros acordes, y la puesta argentina hará hincapié en ello: "Larson tiene una manera de escribir que te hace sentir que la música es parte de lo que está contando. Va pasando por distintos estilos, ritmos, y eso es muy interesante. Trabajamos en conjunto con Pablo Viña [director musical] y Paul, y entre los tres encontramos matices a ciertos momentos, más personales e intimistas". El elenco se completa con Natalia Césari y Andrés Espinel.

PARA AGENDAR 
Tick. Tick. Boom!: musical de Jonathan Larson con dirección de Nicolás Roberto. Maipo Kabaret: Esmeralda 443, segundo piso. Desde hoy, los martes, a las 21. Entrada: $ 90

Fuente: La Nación

No hay comentarios: