lunes, 2 de julio de 2012

Matías Puricelli y Francisco Ruiz Barlett: Te quiero hasta la luna, ¿ida y vuelta?




Dos que miran el lado bueno

Matías Puricelli y Francisco Ruiz Barlett, un dúo que no para de crear

Tenían 18 años, un bombo, una guitarra, y un texto de su propia autoría para llevar a escena. Con el desprejuicio que permite la adolescencia y un impulso creativo incontenible, se lanzaron a hacer su primera obra, Voces infinitas , fundante de esta dupla que ya tiene su propio peso en el teatro musical off argentino: la formada por Matías Puricelli y Francisco Ruiz Barlett. Hoy, consolidados en el género como parte del semillero de "jóvenes creadores" que mantiene expectante a la escena musical porteña, llegaron a su estreno número 17, "contando las reposiciones", aclaran. La nueva propuesta se llama Te quiero hasta la l una, ¿ida y vuelta?, subió a escena la semana pasada en el teatro N/Artaza (Corrientes 1743, 1° piso), y se puede ver todos los lunes, a las 21, con las actuaciones del propio Barlett y Sofía González Gil.

La historia de esta dupla creativa, sin embargo, comienza mucho antes de ese primer proyecto que recuerdan con ternura, como un tesoro infantil. Se conocen desde siempre, o más bien, desde que tienen memoria: a los cinco años, fueron inscriptos en el mismo jardín de infantes. Luego, en el mismo colegio primario. Más adelante, se cambiaron al mismo secundario. Ahora tienen 27 y una complicidad más que fraternal. Unidos por el amor al arte, se embarcaron en un continuo proceso de creación teatral. Recién en 2010 sus nombres cobraron otro tenor: reestrenaron por quinta vez El espejo (dime qué ves) , un drama de contenido psicológico que habían comenzado a trabajar en 2005, y que llegó a su punto caramelo tras muchas adaptaciones y una jugada producción. Con las actuaciones de Nicolás Maiques, Alejandro Paker y Florencia Torrente, adquirieron notoriedad y consiguieron nominaciones para los premios Hugo al musical off , a la dirección, a las mejores letras y a actor protagónico, para Maiques.

"Creemos que la obra no se termina el día del estreno. El hecho artístico es para nosotros un germen que circula y se va reformulando. Por eso seguimos trabajando hasta llegar al último Espejo ", explica Barlett, la pata musical del equipo, aunque ellos aseguran que, a diferencia de otras duplas, trabajan constantemente juntos.

TRILOGÍA

Tras el éxito de El espejo? estrenaron Cicatrices , obra que definen como "una gran catarsis" de un momento anímico angustiante. La nueva propuesta promete un poco de aire fresco: " Cicatrices fue como la exacerbación del costado más oscuro de El espejo? y Te quiero hasta la l una? es la parte más luminosa". Se ríen porque esta vez no harán sufrir a sus padres con una tragedia, pero aclaran que "tampoco es una comedia". "Veníamos con mucha carga emocional. En La l una no está lo mental. Rescatamos el lado positivo, esto de que el mundo es grande y una gran cantidad de nuestros problemas son cosas chicas", explican. Subrayan: "Es una obra de teatro con canciones", más que un musical, y que "el elemento música está exclusivamente al servicio de la escena".

Con una estética cercana a los dibujitos animados, Te quiero hasta la l una? cuenta la historia de Julia y Pablo, un matrimonio recién divorciado que deberá reencontrarse involuntariamente: antes de su boda, habían pagado un viaje a la luna y no pueden cancelarlo. Se conocen desde la infancia y fueron noviecitos toda la vida, pero su matrimonio duró lo que un suspiro. Una vez en la luna, todos los problemas se miran desde otra perspectiva, y el amor cobra otra dimensión.

"Los personajes son dos seres adorables. Muy frágiles y extravagantes, y se permiten mutuamente mostrarse frente al otro tal cual son", comenta Puricelli, conmovido con sus criaturas. "En la luna los problemas terrenales no existen. Queremos que la gente se vaya de viaje un ratito fuera de la Tierra." Matías tararea una canción que refuerza el mensaje optimista, y Francisco lo sigue: "Mirá el lado bueno. Más allá de todo, estamos vivos".

Fuente: La Nación

No hay comentarios: