miércoles, 18 de julio de 2012

La Nube



Para soñar despiertos

“¿Por qué no festejar que hace 37 años que resistimos?”, fue la pregunta que se hicieron en La Nube hace algunos meses, cuando empezaron a imaginar la posibilidad de tirar la casa por la ventana para conmemorar un nuevo aniversario. “La Nube es un espacio cultural que originalmente fue una librería y que se transformó en una biblioteca y un centro de documentación que hoy es el más importante de Latinoamérica en infancia y cultura”, explica Ana Medina, directora ejecutiva de esta ONG que desde una casona de Chacarita trabaja en la promoción y animación de la lectura en los chicos, a la que consideran “un nutriente indispensable que acompaña el pan que todos necesitamos para vivir”. Las fantasías se concretaron en “Sueños: clásicos, fenomenales y exquisitos”, el ciclo de actividades de vacaciones de invierno que se inaugura mañana y se extenderá hasta el domingo 29 (ver recuadro). En estas casi cuatro décadas (empezaron en el centro y hace 8 años que están en Chacarita), La Nube logró reunir más de 60 mil libros sobre literatura infantil, arte y educación para el arte.

Pero La Nube no es sólo libros: aunque esté especialmente orientada a la literatura para niños, en estos años fueron sumando actividades ligadas a las artes plásticas, la música, la educación para el arte y la educación formal. Además organizan visitas guiadas para escuelas y grupos pero también para adultos. En el Club del Libro los chicos pueden acceder a más de mil títulos, pero la presencia del adulto es fundamental porque la idea es “recrear ese momento de intimidad que se genera muchas veces a la noche, en ese instante tan particular donde uno comprueba que en vez de ayudarlo a dormirse, el cuento termina alimentando las ganas del niño de quedarse en ese espacio entre el sueño y el libro”. En 2006 crearon Radio Iupi, un laboratorio experimental que, en modo taller, invita a los chicos a que jueguen en un estudio y busca estimular la escucha en tiempos en los que manda lo visual.

Con la organización de Sueños en marcha, se preguntaron qué mostrar. Tenían programados algunos espectáculos para las vacaciones, con shows de títeres de La Flauta Mágica o Pequeños y Gigantes de la compañía Babelteatro, y decidieron sumarle una exposición de lo que en La Nube definen como libros fenomenales y libros exquisitos, “una idea que tiene que ver con el surrealismo, con el juego del lenguaje y la posibilidad de abrir esos espacios que aparentemente no tienen una lógica tan definida como la escritura que se propone habitualmente desde lo escolar”, cuenta Medina. A partir de tres conceptos, lo clásico, lo fenomenal y lo exquisito, empezaron entonces a pensar en la casa de La Nube como un espacio habitado por esos libros, listos para mirar y hojear. “También tomamos cosas de la música y de la poética que no son exclusivamente para chicos, pero hablan de los sueños desde distintos lugares. Queremos despertar preguntas, que los chicos puedan participar y contar cuáles son sus sueños, sus pesadillas y sus deseos. El jueves vamos a intervenir la fachada y abrir las puertas y ventanas de La Nube para que quede claro que éste es un espacio cultural, un lugar para soñar.”


Fuente: Página/12

Programa de actividades

No hay comentarios: