miércoles, 18 de julio de 2012

Fernanda Metilli: Las mujeres que (M)aman demasiado y Mirame cuando te hablo




Una parodia al amor de la mujer

La actriz divide su tiempo entre la televisión y dos espectáculos de humor en el Paseo La Plaza. Asegura que le encanta hacer humor de temática femenina porque se identifican las mujeres, mientras sus novios sienten que espían un poco.

Gracias a su evidente belleza y desparpajo, Fernanda Metilli no pasa inadvertida entre las mujeres que hacen humor en la escena porteña. Tandilense de nacimiento y naturalizada porteña desde hace cinco años, supo ganarse su lugar en las carteleras de teatro y pudo mostrar su costado actoral vinculado al mundo de la televisión.
Aunque ella reconoce un bajo perfil, después de su incursión como humorista en La Pelu, el programa de los mediodías de Telefe que conduce Florencia De la V, su popularidad está en alza. La joven actriz ya tiene miles de seguidores en su cuenta de Twitter y cosechó a lo largo de sus carrera en la escena under unos cuantos clubes de fans en Facebook.
Polifacética, conjuga su trabajo en televisión con dos obras de humor en Paseo La Plaza. Hace unas semanas debutó en Las mujeres que (M)aman demasiado en Espacio Colette y sigue con su show de stand up Mirame cuando te hablo, en la misma sala y en continuado.

–¿De que se trata Mujeres…?
–Habla del amor de la mujer, desde un lado muy parodiado. Se trata mucho el tema de la obsesión. Son cuatro amigas que se juntan a hacer un exorcismo. Lo interesante es que es una parodia al libro Mujeres que aman demasiado de Robin Norwood, donde ellas empiezan a develar ciertos secretos que las envuelven a las cuatro.
–¿Cómo es hacer humor riéndose del propio género femenino?
–A mí me encanta. Yo hago stand up y no tengo una visión femenina de las cosas. A mí me encanta reírme de la mujer sin tomarle el pelo. Me encanta que nos riamos de nosotras. Somos un poco patéticas a veces. Estas son cuatro minas que están todo el tiempo tratando de cubrir lo que les pasa. No es una obra feminista, sino que se ríe de actitudes que tenemos las mujeres.
–¿Tenés recuerdo de alguna conducta obsesiva con alguna pareja, por ejemplo?
–Obsesiva, no. Yo creo que en lo personal pasaba más por el lado de la inseguridad porque estaba convencida de que esa persona no estaba enamorada de mí. Pasaba por ir sumando pruebas a mi hipótesis.
–¿Sos de esas que se juntan con las amigas a hacer “catarsis” de sus desamores?
–Yo lo tomo como que buscamos que alguien nos dé la razón y sólo una mujer nos las puede dar. No somos tontas. No le vamos a preguntar a algún amigo varón que nos va a decir la posta. Las minas mismas nos vamos embaucando. El pibe es más de decirte: “Che, mirá que este flaco está en otra.”
–¿Considerás que es una obra de mujeres para mujeres?
–La mayoría del público son mujeres, pero porque son a las que más les llama la atención. Los novios de esas mujeres, se mueren de la sorpresa. Las mujeres nos reconocemos en la obra y los varones sienten que es espiar a las mujeres un sábado a la noche.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: