lunes, 30 de julio de 2012

Daniel Valenzuela: Menos diez, una historia de caídas


El actor Daniel Valenzuela, como un ex jugador que intenta sobrevivir

El actor Daniel Valenzuela es el protagonista junto a Chan Sung Kim de "Menos diez, una historia de caídas", la entrañable historia de dos desesperados que intentan cambiar su suerte, que se ofrece en el Centro Cultural El Mordisquito, Enrique Santos Discépolo 1830, los sábados a las 21.30.

La pieza cuenta las peripecias de El Misionero (Valenzuela), un jugador de fútbol que supone haber sido famoso y vive de sus recuerdos, y el coreano San Chez (Kim), su incondicional amigo que además funciona como su virtual "representante".

"En poco más de una hora nosotros hacemos un repaso de la situación del país y esta cosa tan argentina de `si hubiéramos hecho tal cosa en tal momento no estaríamos como estamos`", comentó Valenzuela en diálogo con Télam.

Secretario de Acción Social de la Asociación Argentina de Actores y militante por los derechos de los trabajadores, Valenzuela tiene una extensa carrera en todos los medios, con destacadas actuaciones en los filmes "Mundo grúa", "La León" y el corto "Un santo para Telmo".

En situación de calificar la pieza, cuyo libro le pertenece, dijo que es "una comedia negra con algo de costumbrismo, ya que los dos vivimos en una pieza de pensión prestada y pasamos los días, sobreviviendo gracias a que mi personaje hace jueguitos con la pelota en una peatonal para poder comer...".

"La obra tiene una temática de fútbol y en paralelo hablamos del país, con personajes que entran en un delirio especial -apuntó-, el futbolista está hecho percha pero no se despidió; él quiere volver a la cancha, a pesar de haberse quedado sin familia, sin nada."

Añadió que "hay un punto en que el espectador no sabe qué es verdad y qué es mentira; yo que estoy en Acción Social de Actores lo veo mucho, hay compañeros que estuvieron en algún lugar de privilegio y se resisten a aceptar la realidad de una caída."

Al respecto señaló que ciertos artistas "tuvieron su cuarto de hora y hoy están en otra situación pero siguen viviendo en aquella realidad; cuando no se asume lo que está sucediendo se prefiere recurrir a la memoria y glorificar aquellos momentos que ya no están".

"El actuar es un trabajo como cualquiera, sólo que en lo nuestro uno pone el cuerpo, está más expuesto, pero yo trato de diferenciarme de la gente que cree que todo es para siempre y cuando viene la estocada la persona no está preparada para soportarlo", estimó.

Valenzuela destacó su actividad gremial en Sagai (Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes), entidad que recauda la propiedad intelectual de los actores, a través de "una ley que teníamos desde hacía 70 años y que gracias a Néstor (Kirchner) y a la presidenta Cristina (Fernández) hoy podemos estar recaudando".

"La diferencia es que la Asociación Argentina de Actores, que es sindicato, defiende nuestros derechos laborales y Sagai los derechos intelectuales: a nosotros nos pagan por ocho horas de trabajo en piso y ante la primera edición de ese mismo trabajo nos tienen que pagar derecho intelectual, igual que a los autores y a los compositores de música", ejemplificó.

Sobre "Menos diez...", que viene representando desde hace varios años, dijo que "tiene una connotación muy argentina porque el tema fútbol está siempre presente y hay mucho humor, además de que los personajes, que están pasando revista a toda su vida, terminan por hacerse querer".

Además, Valenzuela tiene editado el cd "Cabeza dura" junto al grupo La Instantánea, donde plasmó 11 temas de su autoría, con fuerte influencia murguera y del candombe.

Fuente: Télam

No hay comentarios: