martes, 17 de julio de 2012

Baila!




El libre juego de los cuerpos

La invitación es simple y concreta: Baila! Así se llama el espectáculo que el grupo de danza, música, percusión y teatro El Choque Urbano propone para toda la familia, y que vuelve en estas vacaciones de invierno. Después de haber mostrado otras obras dirigidas a un público que a grandes rasgos se clasifica como “joven”, puede costar imaginar cómo es posible adaptar este combo de movimiento continuo a los chicos. La propuesta, sin embargo, sorprende por su eficacia hecha de puro arte y talento, sin que medie tentación alguna de “adolescentar” niños. La danza y el ritmo están puestos aquí al servicio del juego. Y la energía se contagia, esta vez, logrando ser compartida más allá de edades.

El show giró por el mundo y en este periplo ha cosechado varios premios y reconocimientos, y el motivo está a la vista: la perfección de los bailarines, las originales coreografías, el modo en que se enganchan los cuadros, sin dar casi respiro, la inclusión de elementos de las más variadas danzas, desde la clásica al hip hop. Y sobre todo, el ritmo que todo lo abarca, pero nunca llega a tapar.

El foco esta vez no está tanto puesto en el uso de instrumentos no convencionales (aunque los hay), sino en el libre juego de los cuerpos. La acción transcurre en una plaza urbana, con gran despliegue escenográfico y un máximo aprovechamiento del espacio. Los diferentes objetos de esa plaza se irán transformando, a medida que transcurre el espectáculo, para dar lugar a espacios cambiantes, llenos de sonidos y climas. Y son los juegos más sencillos de la infancia (la mancha, la escondida, el gallito ciego) los que dan pie a una cantidad de situaciones que por momentos alcanzan gran belleza visual.

Puede resultar un lugar común apuntar que chicos y grandes salen de este espectáculo bailando, indiferentes al frío del invierno (por cierto: no ocurre lo mismo al comienzo, y se hace dura la espera al aire libre en un Konex que suele dar sala tardíamente). Pero en esa capacidad de contagiar ritmo, antes que imponerlo, radica la magia de este gran espectáculo de El Choque Urbano.

Fuente: Página/12

No hay comentarios: