viernes, 13 de julio de 2012

Alberto Muñoz y Leonor Manso: La voz de la sirena


“Es un poema dramático con poco movimiento, adaptado para el teatro”

El sábado pasado subió a escena la nueva obra de Alberto Muñoz, con dirección y adaptación de Leonor Manso, protagonizada por la actriz y cantante Claudia Tomás. En la sala del Centro Cultural de la Cooperación.

En un momento de la charla realizada en el café del Centro Cultural de la Cooperación, Alberto Muñoz termina confesando que en su faceta de cantautor no quiere dar más recitales. A su vez, Leonor Manso subraya que quisiera dejar de dirigir para abocarse únicamente a trabajos como actriz. La pregunta para ambos es tan obvia que les provoca cierta hilaridad: “¿Y si Leonor te hace la puesta en escena de un concierto?”
Pero hoy los une La voz de la sirena, la obra que estrenaron el sábado pasado y que seguirá en cartel todos los sábados y domingos, continuando una tarea en conjunto que había arrancado en Antígonas. Mientras tanto, por supuesto, los esperan otros proyectos y desafíos: Leonor encarará la régie de una ópera para Juventus Lírica, y Alberto lanzará en pocos meses un nuevo disco. Aquí, sin embargo, el punto de partida es una pieza donde la acción transcurre en un cementerio, donde una mujer policía va a despedirse de su madre.
“Todo parte de un sueño que tuve –explica el autor– porque tengo sueños recurrentes, como todos, pero nunca antes había soñado con un cementerio. Tenía certeza que estaba ahí, pero no sabía qué buscaba. Al final sentí que estaba buscándome a mí mismo, ¡una pesadilla!
–¿Por qué una mujer policía?
Alberto: –Fijate que no existe “policía” en femenino, sino una “mujer policía”. A partir de detectar esa diferencia quise empezar a ver ese misterio y el de la mujer en general. Incluso hice una experiencia muy sencilla que fue pedirle indicaciones a un policía hombre y luego a una mujer, y comprobé que se comportan de manera diferente: la mujer me miraba a los ojos al responder. Quizás es algo que la Fuerza Policial no puede domesticar.
–¿Cómo se convirtió en texto?
Alberto: –Es un texto joven que tuvo varios momentos. Primero fue una idea, una imagen, y luego se convirtió en un texto. Tras la primera versión que le presenté a Leonor, hicimos otra, aunque al final ella terminó quedándose con la primera y la adaptó para el escenario, porque surgió como un poema dramático con poco movimiento teatral.
–¿Qué te atrajo de la obra?
Leonor: –Lo que me gusta de Alberto Muñoz es que es un poeta y siempre te sigue sorprendiendo. Esta obra la leí y la empecé a trabajar con Claudia, y me aparecía la profundidad y la historia. Son como diferentes capas y eso me atrae. No es un texto previsible y te va sorprendiendo y cada vez le encontrás más cosas.
–¿Y cómo fue el trabajo con Claudia Tomás?
Leonor: –Lo interesante con el actor es que en la dirección uno tiene una idea, pero el cuerpo y la voz de un actor te agrega cosas, en especial con un texto como este. Creo que lo difícil de la obra para un actor es que en ese encuentro con la madre va recorriendo cosas de su infancia, adolescencia y vínculos. Pasa del recuerdo al hoy, y así uno se va enterando de su situación en este momento.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: