miércoles, 6 de junio de 2012

Lorenzo Quinteros: Comer de noche

A Lorenzo Quinteros "Comer de noche" le permite introducir tragedia en una comedia

Lorenzo Quinteros es el director de "Comer de noche", coescrita con Romina Moretto, también protagonista de una comedia que termina virando a la tragedia y se acaba de estrenar en el teatro Payró.

Quinteros, poseedor de una larga y prestigiosa carrera como actor en teatro, cine y TV, contó a Télam que comenzó a trabajar en el proyecto hace más de un año "con dos o tres actores con ideas sobre dos hermanos que viven distanciados y permanentemente peleados, más una mujer en común que uno le roba al otro".

"Eso habla de una permanente relación donde uno de los hermanos es siempre el perjudicado y otro es el tránsfuga, y eso se prolonga hasta el plano de lo familiar, con trampas y deslealtades que son la marca en el orillo del asunto", especificó.

Romina Moretto es la mujer en cuestión, en tanto Gabriel Lima interpreta a su actual pareja, cuyo hermano (Julio Molina) llega con su nueva novia, actuada por Anita Gutiérrez, personaje que es introducido en la acción sin saber demasiado dónde está.

"Ahí se desnudan todas las cuestiones -añadió Quinteros-; el hermano mayor vuelve porque extraña a su ex mujer, y entonces se destapan cosas que tienen que ver con las viejas peleas entre ambos, que además pertenecen a una manera de ser de esta familia, muy brava, de muchos rencores...".

En cuanto al género abarcado, señaló: "No me sorprende tanto, pero a los actores sí que la obra se transforme en una comedia gracias al público, que se ríe mucho. Es que los personajes llegan a extremos que los vuelven cómicos; la obra no es cómica al final, donde se vuelca hacia la tragedia".

"La comedia trabaja sobre los conflictos estirados bien a fondo, y ya se sabe que lo que es muy conflictivo provoca también la risa, pero una risa que está sostenida por algo que el espectador no sabe qué es: el misterio de lo que pasa entre los dos hermanos", apuntó.

Dijo, además, sentirse muy bien "dirigiendo una obra así, creo que es lo más realista que he hecho últimamente, ya que si bien tiene corte realista, es un realismo disparado, volcado, que incluye elementos de la tragedia griega".

"Incluso uno de los personajes está representando como actor `Agamenón` en un club de barrio, y eso se vuelve temático y reflota la raíz del argumento central", se extendió.

Uno de los guiños de la pieza "está el personaje de la novia del visitante, que hace reiki y es vegetariana, y además cuando va al teatro sufre trastornos que la hacen descomponer y vomitar, elemento en el que vengo pensando hace tiempo porque sé que hay gente que no va al teatro porque la pone mal, la altera", deslizó.

"A esa gente el teatro no le cae bien: el hecho de que el actor esté vivo arriba del escenario la altera", completó.

Acostumbrado a dirigir espectáculos con muchos intérpretes -"El gigante Amapolas", en el San Martín, "El balcón", en el CCC-, Quinteros se dejó llevar por una obra intimista del orden de lo familiar en un espacio único.

"Así que me dediqué a trabajar más lo que podríamos llamar la emocionalidad de los actores, los vínculos y no los grandes discursos, simplemente porque tuve ganas de hacerlo así y hasta dejé que los actores se movieran a su gusto", redondeó.

"Comer de noche" se ofrece en el teatro Payró, San Martín 766, Capital, los viernes a las 20.30 y los sábados a las 22.30.

Fuente: Télam

No hay comentarios: