domingo, 24 de junio de 2012

Gerónimo Rauch




Otro triunfador en Europa

Gerónimo Rauch debutó como protagonista de Los miserables, ahora en Londres

Se abrió paso entre los regalos para entrar a su camarín por segunda vez en el día. Habían tenido un ensayo general que lo dejó extenuado, pero la adrenalina era incontrolable. Miró las botellas de whisky, los vinos, las flores. Sus compañeros de elenco fueron muy generosos. Pensó en retribuirles el cariño con un asado bien argentino, y cuando se miró en el espejo sintió esas cosquillas en el estómago. El, Gerónimo Rauch, estaba a punto de cumplir su sueño. Una voz en inglés le anunció que en breve debía subir al escenario del Queen's Theatre para encarnar a Jean Valjean, el protagonista de Los miserables, nada más ni nada menos que en la versión original del histórico musical que nació hace 27 años en el West End londinense.

Es una hazaña artística para enorgullecer a cualquier argentino. Tal como lo hizo Elena Roger cuando obtuvo el personaje de Evita, hace unos años, Gerónimo logró el personaje protagónico de un título emblema del género, y precisamente en Londres, el centro de los megamusicales.

"Cuando subí al escenario y sentí el público tan cerca, me encontré seguro. Siento que el público me ayudó a estar tranquilo, confiado. Fue mágico", dice en una conversación telefónica con LA NACION, entre dos funciones. El lunes pasado Los miserables estrenó elenco nuevo y los espectadores apoyaron el cambio derribando el mito de la frialdad inglesa. "Yo sentí una ovación, sentí que estaban tan contentos... Así que creo que cuando realmente quieren son muy efusivos. Las funciones hasta ahora terminan con el público de pie, aplaudiendo, emocionadísimo", relata el artista que, a los 34 años, se convirtió en el primer latinoamericano en protagonizar una de las obras más emblemáticas que dio el musical británico. "Si bien ya hicieron este papel algunos extranjeros, ponen muchísimo acento en el lenguaje. Sin embargo, es difícil encontrar un Jean Valjean porque es un personaje muy exigente con ciertas características particulares. Por eso abren el camino a artistas de otros lados", comenta Gerónimo, como tratando de justificar su éxito. "Creo que es todo consecuencia de lo que pasó en Madrid", agrega. "Lo que pasó en Madrid" se remonta a cinco años atrás. "Tengo un amigo en Buenos Aires que es un animal". Así fue como sugirieron el nombre de Gerónimo para encabezar el elenco de la producción española de Jesucristo Superstar. Sin mediar más que un video de YouTube donde el argentino descollaba en la interpretación de "Getsemani", su solo más impactante, aterrizó en Madrid y se convirtió en una estrella del teatro musical. Luego se trasvistió como Mary Sunshine en Chicago, hasta que fue elegido para encarnar a Jean Valjean en la producción española de Los miserables. Así fue como conoció a Cameron Makintosh, el brillante productor y artífice del éxito del famoso musical en todo el mundo.

La historia la repiten de memoria los medios británicos: Gerónimo se enamoró del género musical a los 17 años cantando "Bring Him Home", la canción que identifica a su personaje en Los miserables. En octubre del año, pasado le pidieron que la interpretara para hacer una audición "virtual". Hacía mucho que no la cantaba en inglés (en español se llama "Sálvalo"), pero lo hizo con toda su alma. El director de la versión española lo filmó y envió su audición al megaproductor Cameron Mackintosh (Cats, El fantasma de la ópera, Los miserables, Miss Saigon).

Firmó contrato por un año exacto y no le interesa pensar todavía qué pasará después. Hasta el 14 de junio de 2013 será Jean Valjean en nada menos que ocho funciones semanales.

Mientras la prensa británica creaba expectativa en torno al estreno del nuevo elenco de la obra, la prensa española se adjudicaba como un éxito nacional que hayan elegido al protagonista de la puesta de la Gran Vía para ser llevado al West End. "Un periodista español me preguntó si podían considerarlo un logro suyo. Yo dije que sí, que es un triunfo argentino y español en cierto punto, porque yo no puedo dejar de agradecer cuánto crecí en España. Tuve mi renacer artístico ahí", cuenta con un dejo de melancolía. Su corazón ahora está dividido en tres: el recuerdo de su Argentina que cada vez parece más lejana; Madrid, que le abrió las puertas y lo hizo sentirse "como en casa", y su nuevo hogar, cerca del Picadilly Circus. "Lo único que tengo para decir de Londres es que no me gusta el clima. Cuando sale el sol la ciudad es divina, me encanta. Los británicos son súper elegantes y educados. Pensé que iban a ser un poco más estructurados y secos. Llegué el primer día y me dieron una bienvenida como si fuese uno más", comenta entusiasmado.

Por su parte, los medios ingleses cuentan de él que es "un artista argentino que se hizo famoso tras ganar el concurso Popstars", y destacan los números de ventas de discos que respaldaron el éxito de Mambrú, la banda juvenil que formó hace más de diez años. Además, subrayan que fue parte del festejo del 25° aniversario de Los miserables en 2010 (aquí puede vérselo en la versión que se vende en DVD o Blue Ray), y aseguran que hará una buena dupla con la Fantine más esperada: Sierra Boggess, una destacada actriz británica (y estrella de Broadway) que se sumará al nuevo elenco en dos semanas. Protagonizó La sirenita, en Nueva York y Love Never Dies (secuela de El fantasma de la ópera), en Londres. "Me entusiasma muchísimo el elenco. Es realmente muy bueno, y no veo las horas de compartir el escenario con Sierra", responde Rauch. No lo sabe, pero su nombre no sólo aparece en las noticias sobre el nuevo elenco, sino que ya fue incluido en un blog como "uno de los actores más sexys del teatro británico".

Los grandes medios ingleses todavía no han publicado críticas (se espera que eso ocurra cuando se complete el nuevo elenco), pero los blogs y páginas webs ya auguran que la actuación de Rauch fue muy bienvenida. Entretanto, no desestima en algún momento presentarse en la Argentina.

La charla telefónica se interrumpe y se escucha una voz de locutor en perfecto inglés anunciar que hay donuts para el que quiera un refrigerio vespertino. Gerónimo ríe. "Son muy amables, todo el tiempo son así", dice, orgulloso. En minutos deberá volver al escenario. "Estoy muy feliz", anuncia, aunque no haga falta, ya que nadie puede negar que su alegría es inmensa.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: