domingo, 17 de junio de 2012

Fiesta Nacional del Teatro




Elencos de todo el país, en La Rioja

El viernes 8 de junio arrancó la 27ª edición del tradicional encuentro de espectáculos de la escena argentina, que fue un éxito de convocatoria y se agregaron funciones. Termina esta noche con la obra Apátrida de Spregelburd.

Después de diez días a puro teatro, hoy termina la 27º edición de la Fiesta Nacional del Teatro, que este año se realizó en La Rioja. Más de 15 mil personas disfrutaron de los mejores espectáculos de todo el país y de las charlas de prestigiosas figuras de la escena nacional, como Griselda Gambaro y Rafael Spregelburd y la presencia del referente artístico de Bolivia, César Brie. Fue tan importante la repercusión de este festival, que mucha gente quedó afuera por falta de localidades y varias obras tuvieron que agregar funciones.
Entre los 33 espectáculos que se presentaron durante la fiesta nacional, uno de los más exitosos fue Pezones Mariposa, de Bernardo Cappa y con la actuación de Lorenzo Quinteros, quien tuvo que agregar varias funciones, debido a la cantidad de gente que no logró entrar al teatro, ya que colmó la capacidad. La obra se ubica 15 años atrás por su estética y tiene a Quinteros como el bufetero de un club de fútbol suburbano en decadencia, soñador de viejos tiempos y, como buen chanta, entrenador de un jugador fuera de estado que quiere vender a un equipo boliviano.
Otro espectáculo que también tuvo que agregar funciones fue Fantasmáticas, por el grupo Ciertas Mujeres de Teatro de Arte, de San Juan, que con texto y dirección de Tania Leyes presentó a tres actrices ya fuera de actividad que se sienten recluidas en lo que llaman “un teatro de mala muerte”.
El problema de la capacidad de las salas no es nuevo en las Fiestas del Teatro que cada año se celebran en alguna capital del país, donde los públicos locales se sienten convocados por una oferta artística muy poco frecuente en las provincias del interior.
Fuera de aquellas salas tradicionales con butacas fijas –en La Rioja hay dos y muy cómodas– en otros casos las puestas acotan los espacios y dejan enormes lugares detrás de las gradas móviles para usar parte de la platea restante, y aún los pasillos, para algún breve episodio.
Más allá de los problemas de infraestructura, varios grupos de teatro del interior del país dieron muestras de su talento y preparación. Por ejemplo, la obra La razón blindada, de Arístides Vargas, por el grupo Nuestramérica, con sede en Mendoza, marcó un punto altísimo dentro del festival. La obra viene representándose desde hace varios años –hubo incluso alguna versión femenina– y es otro ejemplo de esa especie de realismo mágico que el autor despliega en sus trabajos desde su exilio en 1976 y su estadía en tierras caribeñas y andinas.
Por último, otro punto importante del festival fue la presencia de elencos de teatro de actores jóvenes que marcaron su lugar, frente a las figuras de larga trayectoria. Un ejemplo de esto fue la actriz y directora Vanina Corazza, al frente de El Escarabajo Teatro, compuesto por todos actores jóvenes.<

Los datos
15
mil personas, aproximadamente, disfrutaron de los espectáculos de todo el país con entradas a precios populares.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: