viernes, 1 de junio de 2012

Claudia Marocchi y Monina Bonelli: Hundan el Belgrano




La guerra con ojos ingleses

“Hundan el Belgrano”. La polémica obra del británico. Steven Berkoff se estrenó en Buenos Aires, dirigida por Claudia Marocchi.

El 2 de mayo de 1982, torpedeado por el submarino nuclear británico HS Conqueror, el Crucero General Belgrano se hundió en el Atlántico Sur, llevándose la vida de 323 argentinos. Apenas cuatro años después, el inglés Steven Berkoff estrenó su obra Hundan el Belgrano en el Half Moon Theatre de Londres, que generó una lluvia de críticas por el alto contenido político. A treinta años del ataque, en El Portón de Sánchez se estrenó la versión argentina, con traducción de Rafael Spregelburd.

Claudia Marocchi es su directora; Monina Bonelli, la protagonista, que encarna a Margaret Thatcher. Ambas dialogaron con Clarín .

Esta obra no es de una de las más famosas de Berkoff. ¿Por qué elegiste dirigirla? Marocchi : Cuando la leí por primera vez, pensé que era irrealizable, pero me encantó. Es bastante compleja, porque no tiene conflictos más allá del desarrollo de los acontecimientos. Pero es una obra política, y a mí me interesa ese tipo de teatro. Es impresionante que un inglés esté denunciando cómo fue la forma en que Thatcher consiguió seguir sosteniendo su política y el poder en su país. Del hundimiento del Belgrano nadie habla, porque fue un crimen de guerra que a nivel internacional, no tuvo una firme condena.

Monina, en el papel de Thatcher hacés un gran trabajo corporal y cantás. ¿Es una propuesta de la directora o una iniciativa tuya? Bonelli : Un poco de cada una. Claudia tenía una propuesta de espectacularidad desde la parte visual. Se había planteado construir unas estructuras móviles bastante grandes, como escenografía multiuso. Recorrer estas estructuras exigía un gran trabajo físico. Pero nunca nos planteamos la idea de imitar a Thatcher, sino la de partir de la mujer en el poder, de esta farsa de Thatcher que aquí se llama Amargas Cachas.

Ella se modifica corporalmente a medida que transcurre la obra… Bonelli : A mí me interesa mucho trabajar sobre lo artificial, haciéndolo verosímil. Y creo que esto se logra. Mi personaje comienza con una postura corporal más abierta y dislocada, y va cerrando el foco hasta convertirse en una vieja.

Marocchi : Además ella es la que toma la decisión de hundir el barco. A esa altura, es una mujer distinta de la del principio, y está muy presionada.

¿Te generó alguna contradicción hacer humor con un tema tan delicado? Marocchi : No. Eso ya está planteado desde la traducción y el texto. Justamente, tomarlo desde un lugar adusto es imposible. La forma de descomprimir es a través de la música, el humor ácido y farsesco. Lo importante, para mí, es que el espectador se sienta identificado artística y políticamente, pero que, además, se divierta.

Fuente: Clarín

No hay comentarios: